Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

jueves, 19 de julio de 2018

Séptimo aniversario: notas para tiempos extraños e inciertos

Aunque no lo parezca Vacuus Finium todavía sigue vivo, aunque en un estado casi latente. Estamos viviendo un tiempo tormentoso, en el que algunos incautos nos dejamos atrapar por el torbellino de noticias 24x7, y hay veces en las que queremos parar el mundo. Pero por otro lado estos mismos incautos no podemos dejar de ver como todo se va disolviendo lentamente. Seguimos aquí en el Hotel Abismo, viendo como se va cambiando el mundo como lo conocíamos.



domingo, 18 de marzo de 2018

El ascenso de China y por qué pierdo el sueño

Los más sesudos analistas del panorama global coinciden en que estamos viviendo una transición entre eras y simplemente la discusión se centra en si este momento se debe comparar con el año de 1914, en los momentos previos al inicio de la Primera Guerra Mundial o en la década de 1930, antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial. Ambas visiones coinciden en que las estructuras institucionales y económicas que habían estado vigentes durante décadas e inclusive siglos, comenzaron por ser cuestionadas y terminaron desapareciendo.  



A los grandes conflictos bélicos del siglo veinte les siguió un orden económico internacional que acabó con imperios, monarquías, territorios coloniales. Estos fueron reemplazados por un orden internacional liberal basado en las ideas del Renacimiento y principios derivados como separación de Iglesia y Estado, libertad de comercio, reconocimiento de los Derechos Humanos y un garante en los Estados Unidos de Norteamérica. Hoy este orden están siendo cuestionado y hay muchos indicios que una nueva estructura se está forjando en Asia, con la República Popular de China como su promotor. Y lo que se está dibujando da motivos para tener miedo, mucho miedo.

lunes, 29 de enero de 2018

Distopía 2018: Facebook perdido en su laberinto mientras sus acólitos comen detergente

Al grito de ¡más vale tarde que nunca!, Mark Zuckerberg, el líder de Facebook, reconoció, de dientes para fuera, que el funcionamiento intrínseco de su Red Social ha tenido algunos efectos nocivos para la humanidad. Fue el instrumento que facilitó la intervención de los servicios de propaganda rusos en la elección norteamericana y la difusión de las terribles noticias falsas. En sus flamantes propósitos para el año que recién empieza, incluyó la revisión a fondo de la Red Social y su mítico algoritmo para clasificar la información que recibe cada usuario de la plataforma, de tal manera que se privilegie la información producida por el primer círculo en contra de los medios "tradicionales" como periódicos o cadenas noticiosas. 

Mientras Facebook y Mr Zuckerberg se debaten en su laberinto, la última moda promovida por la Red Social es un reto para que incautos coman cápsulas de detergente. Y no es broma, por lo que urge que cambien algo antes de que terminen de lobotomizar a una generación. 



martes, 26 de diciembre de 2017

Fin de 2017: Retrospectiva del último año de lo anterior y primero de lo que viene

Termina 2017 y las inevitables remembranzas, esta incluida, hablan de un año difícil, con palabras como dicotomía y bipolar, a la orden del día. No faltan, los eternos optimistas que dicen que a pesar de los malos augurios asociados a la llegada al poder del zafio Donald Trump, el mundo no se hundió. Sin embargo, hay eventos, que son más que detalles imperceptibles, que mandan una clara señal que el orden global que conocíamos está dando lugar a una nueva estructura, que no muestra, por el momento, un buen talante. 

Dice un viejo cliché que la mejor forma de hervir a una rana viva es colocarla en un recipiente con agua fría e ir aumentando la temperatura de manera gradual, de tal forma que el batracio no solo no evita su muerte, sino que se va poniendo cómodo sin necesidad de una intervención externa. Bienvenidos al 2018 y veamos como se ha ido calentando nuestro estanque.




miércoles, 22 de noviembre de 2017

Penoso ocaso de las redes sociales

El respetado semanario The Economist, que se puede identificar como el oráculo del liberalismo económico, y que es una fuente de información confiable para una audiencia que va de los que están en el uno por ciento del uno por ciento de la pirámide económica hasta aquellos que están interesados en la política y los negocios, pasando por los wanna be que se sueñan en entre los primeros  y a algunos vociferantes con boina roja en busca de motivos de indignación, emitió un veredicto implacable: las redes sociales son una amenaza para la democracia. 

Los talentosos escritores de este seminario revisan el ocaso de las redes sociales, en un artículo con un título demoledor: "Como el mundo fue troleado".  Y hace un recorrido de cómo las Redes Sociales pasaron de ser una promesa en la Revolución Naranja de Ucrania ( of all places, por cierto) y en la Primavera Árabe para convertirse en aparentes instrumentos del crimen en el ascenso del zafio Donald Trump a la Presidencia de los Estados Unidos. ¿A qué conclusión llegan? Una no muy alentadora: tenemos enfrente un camino que nos lleva a una distopía con malas alternativas que van de una opresiva regulación y censura gubernamental al estilo de China a un pandemónium entre Campo Krusty y Mad Max. ¿Por cuál apuestan?




domingo, 22 de octubre de 2017

Facebook, Twitter y Google: Al banquillo de los acusados



¿Alguien no está de acuerdo en declarar a 2017 como un annus horribilis? ¿Qué se puede platicar de este año? La respuesta incluye huracanes, inundaciones, terremotos, incendios forestales y una vez más preocuparnos de la posibilidad de una guerra nuclear. Ya quiero olvidar.

El año empezó con la llegada de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos y desde entonces todo ha sido cuesta abajo. No solo hay que preocuparse de los desastres naturales sino que estamos presenciando el resurgimiento de ideas que se pensaban debidamente archivadas en el basurero de la historia, tales como proteccionismo, xenofobia, racismo y el desprecio total a la razón. Y este fenómeno es contagioso, ya que se está presentando en diferentes latitudes.

El orden liberal surgido después de la Segunda Guerra Mundial, y descendiente en línea directa de la Ilustración, se está desmoronando. Y este derrumbe está arrasando también con la tecno-utopía de un mundo conectado y descentralizado, asociado a las comunicaciones digitales e Internet.

Pero lo peor de 2017 es la creciente evidencia que si el mundo parece una distopía que excede las obras de Huxley, Dick, Ballard y Orwell, la tecnología digital las redes sociales, como Facebook y Twitter, y las plataformas como Google  son presuntos responsables, pasen pues al banquillo de los acusados