Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

domingo, 23 de noviembre de 2014

Guerra declarada a la imaginación


Vacuus Finium se extiende a Twitter, para comentarios espontáneos durante el día, me pueden encontrar en @vacuusfinium.

Como pueden haber notado los amables lectores habituales de estas páginas, he estado ausente con nuevas notas por dos semanas y se agradece a aquellos que extrañaron su dosis semanal. ¿Por qué he estado alejado momentáneamente?

En realidad, ha habido pocos sucesos importantes en el mundillo de la tecnología, sobre los cuales comentar. Nunca ha sido mi interés comentar sobre la oferta de cualquier fabricante y también ya me aburre revisar los reportes financieros de las diferentes compañías de forma continua. Sobre este punto solo comentaré cuando haya hechos excepcionales. En estricto sentido, el hecho de un perro muerda a un hombre no es trascendente, pero estoy listo a comentar cuando un hombre muerde a un perro.

Y en realidad ha pasado poco en el mundo de la tecnología y pareciera que colectivamente hemos caído en un marasmo y un estado de pasmo colectivo. No hay nuevas ideas y tampoco hay nuevas propuestas y todo parece que simplemente se están haciendo variaciones sobre temas muy conocidos. Baste como ejemplo de esta banalidad el hecho de que el anuncio de Facebook de que va a buscar competir con Linkedin en el mercado corportativo y profesional, causó un gran revuelo, antes que las aguas regresaran a su nivel normal cuando todo mundo se dio cuenta que:

  1. Facebook continuamente trata de emular a plataformas sociales exitosas ( Snapchat y antes de su adquisición a Whatsapp).
  2. Su tasa de aciertos en estas copias es realmente insignficante.

Pero este hecho me parece muy revelador, ya que es muy fácil crear una pequeña tormenta mediática con un simple reciclar ideas viejas. Me parece que estamos viviendo un momento en que no hay un apetito evidente por la innovación y las nuevas ideas. Sin duda es una mala época para la imaginación, como se puede apreciar en las siguientes viñetas:

Preludio: Homenaje a los que no han olvidado a su astronauta interior

Entre los grandes emprendedores tecnológicos, salvo las generaciones más recientes, existe un vínculo que no es evidente a la simple vista. Aquellos nacidos en las décadas de los cincuenta y los sesenta, crecieron admirando el programa espacial norteamericano y su primer llamado a estudiar ciencias provino del deseo de esos niños en convertirse en astronautas, yours truly included.

En el camino, encontraron fama y fortuna con aplicaciones más terrenales, pero muchos no han olvidado su primera inspiración:

  • Jeff Bezos de Amazon, invirtió quinientos millones de dólares en la compañía Blue Origin, que busca hacer una cápsula reusable para viajes al exterior y eventualmente tener turismo espacial.
  • Elon Musk, famoso por ser de los creadores de la plataforma de pagos electrónicos Paypal y los automóviles eléctricos Tesla, dedica su tiempo, fortuna y considerable talento a desarrollar la compañía SpaceX, que busca crear cohetes de menor costo que puedan utilizarse para transporte de carga espacial y eventualmente contribuir a la creación del turismo espacial. Por cierto, nunca corto en ambiciones, Musk tiene en su lista de tareas pendientes, crear una colonia espacial en Marte.
  • Aunque estrictamente no cabe en la categoría de emprendedor tecnológico, el británico Richard Branson está persiguiendo ser el primero en realizar un viaje turístico fuera de la atmósfera terrestre con su compañía Virgin Galactic.

No sobra decir que cuando existe una competencia que involucra egos tan descomunales, no faltan los comentarios pintorescos de los involucrados, y es evidente que cada uno de los arriba mencionados piensa que los otros dos van a quedar atrás.

Primer Acto: En el espacio exterior la vida debiera ser mejor

Desde hace muchos años el programa espacial perdió su capacidad de fascinación ante el ciudadano común, lo cual no implica que haya dejado de existir. Ya no se habla de viajes tripulados y simplemente existe un apéndice del complejo militar industrial dedicado al lanzamiento de satélites de comunicaciones y a investigación de ciencia básica. No es exactamente la forma de motivar a las nuevas generaciones a convertirse en astronautas.

Además el público tiene una nula tolerancia a las malas noticias y esto hace que cada vez que ocurre un inevitable accidente, surja el coro de limitados mentales que se dedican a cuestionar las inversiones en investigación espacial. Lamentablemente este grupo ha tenido un día de campo en las últimas semanas:

  • Un cohete de la compañía Orbital Sciences Corp. estalló en el momento del despegue de un viaje que debía colocar algunos satélites en órbita y llevar provisiones a la Estación Espacial Internacional. El accidente colocó a la NASA, empleador de Orbital Sciences, en el ojo del huracán y una vez más existen serios cuestionamientos sobre este tipo de misiones.
  • Pero lo peor estaba aún por venir, ya que un vuelo de pruebas de Virgin Galactic estalló en el aire y lamentablemente su piloto falleció de forma instantánea. El coro de opositores atacó con intensidad y varios aprovecharon para hacer un ajuste de cuentas con Richard Branson, y lo acusaron desde acelerar las pruebas por ser el primero en hacer turismo espacial hasta usar tecnología defectuosa.
  • Afortunadamente Branson respondió a sus críticos afirmando su intención de continuar en su desarrollo espacial.

Por cierto todos los críticos a la investigación espacial hicieron mutis ante el arrollador éxito de la nave Roseta y la Cápsula Philae Lander al conseguir el primer aterrizaje en la superficie de un cometa. Fue realmente emocionante seguir los avances de la misión, la pérdida de contacto por siete horas con la nave y finalmente una toma de tierra accidentada e impredecible. Al final se cumplieron los objetivos de la misión y se reafirma que hay mucho más que usar a las mejores mentes de esta generación en buscar mejores formas de vender detergente de ropa.

Segundo Acto: El ascenso de los algoritmos para el aburrimiento musical

La revista Atlantic Monthly dedica un artículo de fondo en su edición de diciembre a los servicios de streaming musical, pero no se detiene mucho en los temas más comunes como son el pago insuficiente a los artistas y el efecto que esto está teniendo en la creación musical. 

Un efecto poco visible que están teniendo los servicios de streaming como Pandora y Spotify es el análisis de las preferencias musicales que están realizando con sus sofisticados algoritmos de correlación y estadística. De hecho ha surgido un grupo de empresas que están trabajando arduamente en adivinar de que manera se puede satisfacer el gusto popular, con el menor riesgo posible para las empresas discográficas.

El artículo es muy interesante y recomiendo leerlo pero a manera de resumen, les puedo decir que hay algoritmos analizando múltiples fuentes de información, tales como demografía, geografía y distribución de ingresos, para encontrar patrones musicales que puedan atraer al mayor público posible. Como es de esperarse estos patrones apuntan hacia la monotonía, la simpleza conceptual y la repetición ad nauseam y simplemente los algoritmos y un grupo de consultores de dedican a administrar sutiles variaciones sobre un tema. ¿Han sentido que la radio suena igual desde hace muchos meses atrás? 

Desde el nacimiento  la industria musical, la manipulación del gusto popular ha sido una constante y hay un sin fin de historias y personajes pintorescos ligado a lo mismo. Sin embargo detrás de todo esto existía una falible intuición humana, que eventualmente ha dado lugar a muy afortunados accidentes. Hoy se trata de la fría capacidad de análisis de las máquinas con un estricto esquema de distribución de ingresos. Hay poco lugar para la novedad y el riesgo, ya que estos difícilmente se pueden calcular. No pintan buenos tiempos para los espíritus creativos.

Final ¿En dónde se pueden conseguir inyecciones de ánimo?

Me imagino que los amables lectores que han llegado a este punto se pueden sentir incómodos con el tono pesimista del día de hoy, pero creo que en este momento en el mundillo de la tecnología estamos viviendo un momento de auto complacencia y no han de faltar aquellos que piensan que todo radica en discutir sobre una pulgada más de pantalla en el último teléfono inteligente, en especular sobre el límite de usuarios en Facebook o en qué siglo el celestial Partido Comunista Chino le va a dar juego a Mark Zuckerberg (¿mi apuesta? nunca).

Afortunadamente no es así y brindo porque se que en algún lugar del mundo, en este momento hay un startup, del que no sabemos nada y que felizmente está rompiendo las convenciones mentales y conceptuales en las que hemos caído.

Postdata I El peor enemigo de Uber resultó ser el pico suelto de sus ejecutivos

Para los amables asiduos a estas páginas es muy conocido que soy un fanático enardecido de la compañía Uber y que disfruto cuando me puedo burlar de los vanos intentos de regularlos que hacen las diferentes autoridades en las principales ciudades del mundo. Simplemente Uber creó, de forma sorpresiva, un modelo de negocio que ha sido adoptado por el público y que simplemente ha llegado para quedarse. No importa cuanta bilis derramen los burócratas de todas las ciudades del mundo, el público ha votado y es cuestión de tiempo que se reconozca la realidad: Uber no se va a ir.

Y desde el punto de vista de Uber, los últimos eventos indican que todo está viento en popa:
  • De acuerdo a los cálculos de varios expertos, la compañía está generando ingresos de alrededor de 2 billones de dólares anualmente. Para aquellos escépticos les recuerdo que es una compañía con menos de 10 años de existencia y que prácticamente solo tiene una plataforma de cómputo que permite ajustar demanda de viajes, con la oferta de los mismos.
  • Las autoridades del Aeropuerto de la Ciudad de San Francisco le dieron a la compañía el permiso de operar libremente en estas instalaciones. Los servicios de taxis establecidos hicieron una violenta protesta, para encontrar que el público se puso del lado de Uber.

Sin embargo, y de forma inesperada, la compañía tuvo un traspiés público que la ha puesto en jaque y las consecuencias son, en este momento, de pronóstico reservado. Uber se dio cuenta, que lo único que lo puede detener, es la arrogancia de sus ejecutivos. ¿Qué pasó?

Un ejecutivo de Uber, cuyo nombre me reservo por piedad, tuvo un desliz al comentar que la compañía tenía la capacidad de hacer un plan de ataque a sus críticos, haciendo un análisis de los viajes que estos habían tenido con la compañía. Lo peor del caso, es que esta revelación la hizo en una cena con miembros de la prensa, ya que pensó que estaba hablando off the record. ¡Ternurita!

Evidentemente la sangre llegó al río y Uber ha estado viviendo días de ignominia en la prensa:
  • Pusieron en tela de juicio el respeto a la privacidad y el manejo de datos confidenciales que acostumbran. Como resultado, ya hay cuestionamientos sobre la confiabilidad de la compañía.
  • Hicieron un alarde de arrogancia, ya que el responsable del desliz no ha sido separado de la compañía y el contagio ha llegado a Travis Kalanick, su fundador y Consejero Delegado. 
  • Sobran los artículos de prensa que piden su renuncia y lo pintan como una personalidad de trato muy difícil. Algo me dice que nos llevaríamos bien.

En lo personal considero que la tormenta es temporal, pero ya en confianza les mando unos consejos de como tratar los temas difíciles con la prensa:
  1. Hay cosas que se piensan pero no se dicen.
  2. Si se dicen, no se escriben.
  3. Si se escriben, no se firman.
  4. Si se firman, ¡hay que negar todo!

Postdata II Hay que apuntar una más en la historia negra de Stevie B

Hace un año tanto Sony como Microsoft lanzaron sus nuevas consolas de video juegos, Playstation 4 y XBOX One, respectivamente. Doce meses después, Sony es el líder de este mercado y la compañía de Seattle, tiene que hacer un análisis de sus prioridades. 

En este caso podemos hablar de un caso clásico de selección de tecnologías, y en retrospectiva se pueden ver los errores que hizo Microsoft:
  • Más que hacer una consola de video juegos, Microsoft creó una plataforma multimedia para el hogar. Al final, la comunidad jugadora no se entusiasmó por esta oferta y el consumidor medio no entendió de que se trataba.
  • En lo que considero su peor error, Microsoft hizo que la nueva plataforma no fuera compatible con los juegos anteriores. Algún genio en Redmond pensó que el público estaba dispuesto a volver a comprar todo de nuevo.
  • En una decisión controversial, inicialmente la plataforma XBOX One necesitaba una conexión a Internet activa para poder jugar. Esta medida fue recibida con mucha hostilidad por el consumidor y finalmente Microsoft tuvo que dar marcha atrás.

Con total honestidad, este fracaso debe ir a la cuenta de Stevie B(allmer). Por cierto nuestras fuentes de inteligencia reportan que en el retiro ha estado trabajando diligentemente en su huerto de petunias y va a sorprender al mundo de la floricultura en 2015.

Postadata III Los Sonidos de Vacuus Finium

La recomendación de hoy es una muestra de que la música no se puede crear con algoritmos y que simplemente hay un componente de humanidad que no puede ser imitado. La grabación de hoy es el disco  de 1987, "Chips from the chocolate fireball" del grupo The Dukes of the Stratosphear.

Para hablar de esta grabación hay que hacer algo de historia. A finales de la década de los años setenta en Inglaterra surgió el movimiento New Wave, que no era otra cosa que un grupo de jóvenes buscando recuperar el sentido original del rock. Entre los múltiples grupos que surgieron en esa época, se encuentra el grupo XTC que en esos años subió como la espuma. Sus dos compositores principales, Andy Partridge y Colin Moulding, eran comparados con unos tales Lennon y McCartney.

Sin embargo, el camino al éxito tuvo un obstáculo inesperado, ya que en 1981 Andy Partridge desarrolló una fobia a las presentaciones en directo y el grupo tuvo que abandonar las giras. Sin presentaciones en directo, tuvieron que funcionar como una industria artesanal, y el grupo se dedicó a producir discos en estudio de manera periódica y desarrolló una rabiosa audiencia a nivel global, que ha permitido a estos músicos subsistir de una forma decorosa por varias décadas.

En su encierro ermitaño, los integrantes de XTC desarrollaron un alter ego, para explorar el rock sicodélico  de los años sesenta, sin crear falsas expectativas a los seguidores poco informados,  y de esta forma nace el grupo The Dukes of the Stratosphear, quienes únicamente grabaron un par de discos, mismos que están incluidos en la recomendación de hoy.

La música aquí incluida es una densa capa de sonidos, que se va revelando durante cada escucha y que muestra un nivel de sofisticación e inteligencia que no es común en la música popular.  No sobra apuntar que los modelos de negocio asociados al streaming y a la creación algorítmica de música, dificultan la existencia de grupos como XTC y sus derivados, y en futuro en el que los ingresos dependen del streaming, va a ser muy difícil la existencia de este tipo de operaciones independientes. Está disponible en iTunes.




0 comments:

Publicar un comentario