Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Fin 2016: El año que nos pasó por encima

¡Qué decir del año 2016! Algunos han hablado del "año que no vimos venir", otros simplemente utilizan su mejor lenguaje de taberna para describir el año y desear que se vaya para no volver. ¿Cómo hablar del año que se extingue? ¿Qué queda después de 2016? ¿Qué elementos incluye una retrospectiva del año que termina? Al parecer este año es un punto de inflexión y sin duda la globalización que había sido el tema económico de los últimos tiempos han pasado a mejor vida y ahora simplemente estamos entrando en un nuevo camino. 



No podemos decir que sean territorios inexplorados ya que lamentablemente en el pasado hemos tenido el ascenso del fascismo como respuesta a los cambios sociales y económicos. Los últimos comentarios del año hacen una remembranza de los últimos doces meses y llegan la conclusión de la única acción lógica para los siguientes: ponerse los cinturones de seguridad, ya que nos espera un recorrido por un camino sinuoso.

viernes, 16 de diciembre de 2016

Robots contra propaganda, ¿quién va ganando?


Termina 2016, el año que trajo el Brexit, a Donald Trump y el fin de la globalización. Si se pensaba que la historia había terminado después de la caída del Muro de Berlín, y que comenzaba una época de expansión de la democracia liberal y la eliminación de barreras comerciales y mentales, la revancha tiene tintes de venganza. Este año ha sido el año de la ira, el descontento y la nostalgia por un pasado que se imagina más glorioso de lo que en realidad fue.  

Detrás de los cambios sociales y políticos de este año está una reacción a la transformación económica y una mayoría de ciudadanos fue seducida por la falsa promesa de regresar el reloj y vivir en una estructura como la de 1950. En realidad todo indica que la transformación económica es irreversible, sin embargo, y de forma paradójica, los demagogos usan las tecnologías digitales, que odian, para esconder su fracaso y amplificar su mensaje. Entre demagogos y robots, ¿quién va ganando? A algunos no les va a gustar la respuesta.



jueves, 1 de diciembre de 2016

Facebook, entre el fin de la verdad y el choque con la realidad

La civilización occidental no termina de entender el sorpresivo resultado del proceso electoral de los Estados Unidos de Norteamérica. Está en curso un proceso de análisis e introspección, buscando explicar como lo impensable ocurrió, mientras vemos pasmados como los bárbaros saquean el templo. Y en el centro de la explicación está el papel que jugaron las redes sociales como medio de difusión acelerado de conspiraciones, mentiras, calumnias y medias verdades. 

Facebook y Twitter fueron el medio que pudo potenciar los esfuerzos de un abigarrado grupo, que incluye neo-nazis descarados,  fascistas de clóset, y espías soviéticos para influir en el resultado del proceso electoral. En este grupo nada más faltan el fantasma de Hugo Chávez y las momias de Guanajuato, y a estas alturas ya nada se puede descartar.  En medio de la vorágine, Twitter se encuentra en medio de una crisis ya que los posibles compradores no terminan de animarse y Facebook vive una crisis existencial mientras anuncia a los mercados que su tendencia de crecimiento ha terminado. ¿Qué sigue? Nada agradable, lamento decir.