Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

domingo, 22 de octubre de 2017

Facebook, Twitter y Google: Al banquillo de los acusados



¿Alguien no está de acuerdo en declarar a 2017 como un annus horribilis? ¿Qué se puede platicar de este año? La respuesta incluye huracanes, inundaciones, terremotos, incendios forestales y una vez más preocuparnos de la posibilidad de una guerra nuclear. Ya quiero olvidar.

El año empezó con la llegada de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos y desde entonces todo ha sido cuesta abajo. No solo hay que preocuparse de los desastres naturales sino que estamos presenciando el resurgimiento de ideas que se pensaban debidamente archivadas en el basurero de la historia, tales como proteccionismo, xenofobia, racismo y el desprecio total a la razón. Y este fenómeno es contagioso, ya que se está presentando en diferentes latitudes.

El orden liberal surgido después de la Segunda Guerra Mundial, y descendiente en línea directa de la Ilustración, se está desmoronando. Y este derrumbe está arrasando también con la tecno-utopía de un mundo conectado y descentralizado, asociado a las comunicaciones digitales e Internet.

Pero lo peor de 2017 es la creciente evidencia que si el mundo parece una distopía que excede las obras de Huxley, Dick, Ballard y Orwell, la tecnología digital las redes sociales, como Facebook y Twitter, y las plataformas como Google  son presuntos responsables, pasen pues al banquillo de los acusados



Preludio: De conjuras públicas y los necios que no las vimos


El tren que nos arrolló

¿Cuál de los siguientes escenarios hubiera podido predecir, amable lector, en el glorioso año de Nuestro Señor de 2015?

  • Ciudadanos norteamericanos con esvásticas marchando en las calles de una apacible población universitaria.
  • Gran Bretaña en tensas negociaciones para abandonar la Unión Europea.
  • Ascenso electoral de los partidos racistas y xenófobos en Europa.
  • Donald Trump, protagonista de un mediocre programa de reality TV, llega a la Presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica, y se convierte, al menos nominalmente, en líder del mundo libre.
  • Conversaciones de fronteras cerradas, proteccionismo, aranceles y cuotas.
En realidad tenemos que reconocer que el mundo se ha transformado en dos años y hechos que pensábamos inimaginables ahora son la realidad. ¿Qué pasó con ese mundo conectado, de fronteras abiertas y autoridad descentralizada, impulsado por el imparable ascenso de las comunicaciones y la tecnología digital?

Al principio corrió la tinta en sesudos estudios que hablaban de la reacción social a un cambio acelerado en la estructura social y la marea de la historia había cambiado de dirección. Y todo indicaba que esta corriente nos había arrastrado, nadie lo había podido predecir.

Para el registro, el día de la elección de Donald Trump estaba lejos de los Vacuus Finium WWHQ en un seminario y durante mi presentación di la bienvenida a los participantes, mencionando que estábamos en "la orilla del abismo" pero que no teníamos de que preocuparnos. Terminé el día rodeado de whiskey barato, lo cual es doloroso ya que tengo un Glenfiddich 21 años reservado para el fin del mundo.

Pero con el paso del tiempo cada vez hay más evidencias de que más allá de la marea de la historia en realidad se llevó a cabo una meticulosa campaña de desinformación y agitprop, sin más intenciones que crear caos social. 



No fue casual

Lo peor de todo es que esta campaña de desinformación explotó la apertura de información y la conectividad de las redes sociales y otras plataformas digitales para conseguir sus objetivos. Amables lectores al parecer el segundo round de la Guerra Fría ya se peleó, fue informativo y perdimos en el mundo libre. ¿Cuál es la evidencia conocida hasta este momento? Y respiren profundo, es un viaje largo:
  • Las redes sociales, páginas de Internet y blogs han sido un campo de cultivo que ha permitido que las ideas más repulsivas y marginales tengan un espacio que es de forma paradójica, público y limitado al mismo tiempo. 
  • Sin la existencia de las redes sociales una reunión de simpatizantes nazis no hubiera conseguido reunir más allá de algunas docenas de mentecatos, que lo hubieran hecho de forma discreta sin más trascendencia. 
  • Hoy en día reciben una increíble amplificación y aparentan ser más de los que en realidad son, lo cual sirve para atraer a algunos más y así sucesivamente.
  • Lo anterior ha creado un ambiente en el que nadie se sorprende de nada y prácticamente los disparates más repulsivos conviven con las ideas más profundas.
  • Y en medio de esta vorágine comunicativa los ciudadanos de a pie hemos optado por protegernos en una gran cámara de eco: solo escuchamos lo que refuerza nuestras ideas y prejuicios.
  • Y este ambiente, que paradójicamente es producto de la libertad de expresión en las sociedades occidentales, es muy propicio para la desestabilización con intenciones geopolíticas.
La propaganda de otros tiempos

Más que teorías de la conspiración, algunos ejemplos:


Ganaron los expertos en propaganda
  • Existen muchos vasos comunicantes entre los diferentes partidos racistas del mundo. Comparten las mismas técnicas y los mismos mensajes.
  • Dentro de esta estirpe lamentable, hay muchos partidos que proponen secesiones en sus respectivos países para formar territorios de pureza racial. Casualmente todos estos movimientos también tienen en común su relación con las arcas del Kremlin.
  • El mismo Kremlin tiene presencia a través de su agencia de información Sputnik/Russia Today (RT) en los principales países occidentales y está disponible en la mayoría de los sistemas de cable. ¿Cuál es su oferta? "Ofrecer otra visión de la información".
  • En el caso particular de los Estados Unidos han llegado con la chequera abierta y han realizado una atracción importante de talento reconocido, con la promesa de absoluta libertad.
  • Y detrás de la fachada decente de Russia Today de manera adyacente existe lo que se llaman "fábricas de troles" es decir organizaciones dedicadas a crear páginas de Internet, perfiles de Facebook, ingeniosos memes, iniciar el debate en las secciones de comentarios de las notas de medios decentes.
  • Estas "fábricas de troles" probaron sus mecanismos durante la campaña asociada al referéndum sobre la permanencia de Gran Bretaña en la Unión Europea. 
Insisto, esto no es casual
  • Meses de incesante golpeteo mediático, produjeron un resultado inesperado por un margen mínimo. Esta campaña utilizó mensajes e imágenes que en otros tiempos, y no tan lejanos, se hubieran considerado ofensivos e inapropiados.
  • Sin embargo, bajo la coartada del "sentimiento popular", "fin de la corrección política" "hartazgo hacia los expertos", las reglas de una civilidad mínima fueron abolidas. ¿Les parece un patrón que anticipó lo que vendría después? 
  • Como parte de lo que se sabe hoy, e ignorábamos en noviembre de 2016, es que muchas páginas de Internet dedicadas a promover la plataforma del zafio Donald Trump, fuero administradas por estas fábricas de troles que sembraron la discordia y la controversia.
  • Y no solo se aprovecharon los mecanismos naturales de las redes sociales para difundir información, esta mismo aparato ruso de propaganda se encuentra detrás de una compra de al menos cien mil dólares en publicidad en Facebook.
  • Aunque esto parece una inversión modesta, se calcula que les permitió llegar a 10 millones de personas en los estados "bisagra" de la elección norteamericana. Si los mismos que el zafio Trump ganó por menos de cien mil votos, de forma combinada.
  • Algunos analistas más acuciosos han determinado que seis cuentas ligadas al aparato ruso se encuentran detrás de 340 millones (no hay error de escritura) de vistas de diferentes mensajes. 
  • Sin duda son poderosas las redes sociales, y como se puede ver no solo son eficientes para vender detergente. ¿Tendrá que ver esto con el hecho que no sean permitidas en Rusia ni en China, sin una rigurosa intervención estatal?
Mismas intenciones, pero diferentes medios


Al momento de escribir estas líneas, todos los días nos traen un nuevo descubrimiento y todavía nos vamos a asombrar más. Pero todo indica que el mundo convulso que vivimos es resultado de una cuidadosa campaña de desinformación y agitación en contra del las sociedades liberales de Occidente.

Por cierto, Steve Bannon, titiritero principal de Donald Trump, declaró abiertamente la guerra al liberalismo representado por los "globalistas" de Silicon Valley.

Y lo peor está por venir

Primer Acto Nuevas tecnologías y consecuencias no anticipadas


"En la era digital, todas las tribus y feudos en el principado y la región de La Tierra de la Fantasía, todos los idiotas con una computadora y una conexión de Internet- de repente tuvieron una forma sin precedentes de instruir y movilizar a sus creyentes y reclutar más".


Tomado de "Fantasyland: How America Went Haywire: A 500-Year History", de Kurt Andersen


En la noche previa a la celebración de Halloween en octubre de 1938, la compañía de radiodifusión Columbia Broadcasting System (CBS) emitió un episodio más de su programa adaptaciones de historias Mercury Theatre on Air, en esa ocasión y por la fecha dedicado a la historia de ciencia ficción "Guerra de los Mundos" de H.G. Wells, que habla de una ficticia invasión extraterrestre.

El responsable de la adaptación fue un joven Orson Welles, que astutamente adaptó la historia como una sucesión de cortes noticiosos, que iban narrando los "hechos", desde una boletín de un observatorio hablando de explosiones en la superficies del planeta Marte hasta reporteros en campo describiendo movilizaciones militares y eventualmente una batalla. Muchas personas no escucharon el mensaje inicial que hablaba de una dramatización de una historia.

La transmisión fue confundida por millones de espectadores como real y se produjeron escenas de pánico e histeria colectiva, con los sistemas telefónicos colapsados y las autoridades desbordadas. Una vez que se aclaró el asunto, y todavía no se usaba el término "fake news", evidentemente ardió Troya. Welles se tuvo que esconder de aquellos que lo querían encarcelar o por lo menos cubrir de brea y plumas, el departamento legal de CBS trabajó horas extras y corrieron ríos de tinta sobre la responsabilidad de los medios y la prensa.

Al día siguiente de la transmisión de la "Guerra de los Mundos"

Este episodio tuvo efectos de investigaciones en el Congreso y el llamado a una regulación excesiva, que estuvo cerca de la censura. Al final hubo una lección aprendida sobre el poder de los medios masivos de comunicación y una nueva y sana dosis de incredulidad por parte del público para no creer en todo lo que se transmitía por radio. Para aquellos que se están riendo sobre la ingenuidad de la sociedad de hace ochenta años, piensen como se van a reír de nosotros y nuestra credibilidad con las redes sociales en el futuro.

Sirva esta historia para recordar que muchas veces nuestros avances tecnológicos tienen consecuencias no planeadas, y como de alguna manera nuestras creaciones pueden volverse en contra de nosotros. Por eso la historia de Frankenstein tiene tal resonancia. En ningún momento imaginó Gutenberg que la imprenta serviría, en manos de Martín Lutero, para producir un cisma religioso que sacudió a Europa y cuyas consecuencias todavía se sienten.

Internet en general nació con una relativa inocencia de democratizar y facilitar el acceso a la información. La promesa era disponibilidad y descentralización, y por supuesto rapidez de difusión. ¿Alguien se acuerda de cuando la misión de Google era organizar la información del mundo y "no hacer el mal"? Ingenuos días aquellos.

Esos días de ingenuidad ya se fueron

De igual manera, ¿se acuerdan de cuando Mark Zuckerberg se ufanaba de que Facebook era lo más importante desde el nacimiento de la imprenta? ¿Cómo, sin el menor empacho y sonrojo, decía que había llegado la "era de compartir" y que la privacidad "está sobrevalorada"?

Hoy en día, ante la contundencia de los hechos y la forma en que las plataformas de Internet fueron utilizadas para hacer una campaña de desestabilización en el referéndum del Brexit y la elección presidencial de Estados Unidos, las grandes compañías se muestran, al menos en público, confundidas y desorientadas. No saben ni que les pegó.

Hay reputaciones que quedaron dañadas

Pero la facilidad de utilización y la gran capacidad de distribución de información están siendo explotada por los hábiles agentes rusos. El gran algoritmo de búsqueda de Google, "premia" a la información más consultada y citada en otras fuentes y la coloca en los primeros lugares de los resultados de búsqueda. Asume que la veracidad se verifica por los usuarios y en un mecanismo ingenuo cree que la masa filtra las mentiras.

Las redes sociales, tanto Facebook como Twitter, permiten la difusión muy rápida de información y no existe un mecanismo de verificación. Adicionalmente son conducentes a formar cámaras de eco, en la que cada grupo puede reforzar sus prejuicios.

Pero más allá de cierta ingenuidad implícita en la construcción de Internet y sus diversas plataformas, existe una responsabilidad personal que no desaparece. Un disparate, es un disparate independientemente de su medio de difusión. ¿Por qué hay dichos y acciones que en el mundo real traen la repulsa de las personas cercanas se convierten en aceptables en línea?  

La responsabilidad personal no está sobrevalorada.

Segundo Acto Assange, Anonymous y Wikileaks, ¿instrumentos del crimen o bufones de la corte?


¿Instrumentos del crimen o bufones de la corte?


¿Qué podemos decir de los personajes que se presentaron como la personificación de las aspiraciones libertarias de Internet? ¿De esos auto denominados Quijotes de la era cibernética que enfrentaban a los molinos de viento del establishment, haciendo públicos sus secretos, imprudentemente almacenados en forma electrónica?

Estoy hablando en particular de ese misterioso colectivo denominado Anonymous, quienes desaparecieron en los últimos meses y son los grandes ausentes del momento actual. En lo personal, nunca han sido de mi total agrado, pero he de confesar que durante meses esperé que nos dieran una sorpresa haciendo pública la información relativa a las declaraciones impositivas de Donald Trump. Evidente, y sospechosamente, seguimos esperando.

¿Y qué decir de Julian Assange y su portal Wikileaks? Durante muchos meses fueron los héroes, al resistir los embates de los servicios secretos de occidente y compartir con la opinión pública los detalles de los trapos sucios de los ricos y poderosos? Refugiado en la embajada de Ecuador en Inglaterra, Julian Assange era el símbolo de una nueva época de transparencia e información libre?

En realidad, nunca fue más que una impostura genial y el tiempo lo ha demostrado. A diferencia de Anonymous que estuvo desaparecido durante el proceso electoral norteamericano, Wikileaks y Mr Assange estuvieron muy presentes y sorprendentemente coordinados con la campaña de Mr. Trump.

¿Algún bache en el camino de Mr. Trump? Casualmente Wikileaks hacía públicos archivos relacionados a la campaña de Hillary Clinton, en una sincronía pasmosa. Al final y viendo en retrospectiva, es muy claro que Wikileaks era un engrane, muy publicitado, de una maquinaria de propaganda rusa.

¿Qué pasó con Julian Assange? ¿En qué momento lo perdimos? La realidad es que nunca lo tuvimos, y solo queda desear que el cocinero de la embajada de Ecuador en Londres, sea el peor de la historia.


En la antesala del Salón de la Infamia

Epílogo ¿Sueñan las Redes Sociales con Troles Eléctricos?


"En cualquier caso, la forma en que se diseñó la búsqueda de Internet para operar en la década de 1990 -es decir, la forma en que la información y las creencias fluyen, surgen y caen- es extremadamente democrática. 

En Internet, la prominencia otorgada a cualquier aseveración factual o creencia o teoría depende completamente de las preferencias de miles de millones de buscadores individuales. 

Cada clic en un enlace, y hay billones de ellos al año, es efectivamente un voto empujando esa versión de la verdad hacia la cima de la pila de resultados, porque cada enlace a una página aumenta la prominencia de esa página ".


Tomado de "Fantasyland: How America Went Haywire: A 500-Year History", de Kurt Andersen

Por el momento van ganando

¿Qué sigue? Todavía es difícil determinarlo, pero es evidente que algo va a cambiar. En este momento, se discute sobre la regulación que deben tener  las plataformas de Internet y la Redes Sociales. 

En este momento, hay diversas corrientes de pensamiento:
  • Los radicales que consideran que las plataformas tecnológicas, como Facebook y Google son monopolios y por lo tanto deben ser sujetos de una regulación rigurosa y asfixiante.
  • Unos menos radicales, pero por eso no menos disgustados, consideran que las plataformas de Internet deben ser tratados como compañías de medios y su publicidad política sometida a las mismas reglas que las compañías de televisión, radio y prensa impresa.
  • Entre ambos polos, están aquellos que quieren aprovechar la regulación para revisar las prácticas en el pago de impuestos que hacen estas compañías, aprovechando su presencia global.
  • No he encontrado a nadie, fuera por supuesto de los protagonistas en las empresas de Internet, que consideren que todo puede ser arreglado con buena voluntad y algo de optimismo.
Pero en realidad que nadie se engañe, las cosas no pueden seguir igual. En la prensa occidental importante, las opiniones sobre el fin de Internet como lo conocemos y la necesidad de regulación se han convertido en habituales. Por cierto el primero de noviembre, hay una audiencia entre el Congreso de Estados Unidos y representantes de Google, Facebook y Twitter. 

También la prensa "tradicional" está aprovechando la oportunidad de "desquitarse" de las plataformas de Internet haciendo el periodismo de investigación profunda que es la marca de la casa. 

Hay imágenes que quedaron dañadas

Así es mientras, las grandes empresas de Internet se ven pasmadas y no saben qué decir, los grandes medios están buscando la verdad y no se ve mal. Google se había mantenido con un silencio sepulcral hasta que el Washington Post publicó que habían vendido publicidad a las mismas agencias rusas que tienen a Facebook en el ojo del huracán.

Al tiempo que las grandes empresas de Internet optan por la estrategia de la avestruz a la luz del día y la de los cabilderos caros en ls oscuridad, algunos visionarios se preguntan ya como cambiará la percepción del gran público consumidor y en consecuencia de los inversionistas.  Las grandes preguntas son:
  • ¿Qué pasa si Facebook se ve obligado a hacer cambios en sus algoritmos para las noticias que envía a sus usuarios todos los días? 
  • ¿Qué ocurre si Facebook o Twitter pierden la confianza de sus usuarios y disminuye el "enganche" que tienen con estas plataformas? Es fácil curiosear la prensa tabloide en la línea de pago de supermercado, pero eso ni implica que se dispare una compra.
  • ¿Cómo van a reaccionar las plataformas de Internet si hay regulación que los obligue a revisar el contenido que se publica en las mismas? El modelo de negocio de estas empresas radica en su automatización y la baja proporción de trabajadores humanos.
  • ¿Qué van a pensar los anunciantes, que son los verdaderos clientes de Facebook o Twitter de la reputación de sus medios de anunciar sus productos? 

Twitter también quedó golpeado

Es pronto para adivinar que va a pasar, pero algo es seguro: la época del Internet libre y sin regulación se ha acabado. ¿China y su Gran Firewall entendieron esto antes que todos?

Negotiis Diveros

Facebook: Mark Zuckerberg no entiende qué no entiende


Tour virtual, insensibilidad real


Mientras el rol de Facebook durante la elección norteamericana es dudoso, por decir lo menos, y se encuentra en el ojo de huracán de un escándalo creciente, el fundador buscó presentar su mejor cara al mundo y solo terminó por ensuciar más su reputación.

Facebook ha estado realizando agresivas inversiones en el terreno de la Realidad Virtual (VR) y ve a esta disciplina como esencial en el futuro de su compañía. En fecha reciente decidió presentar al mundo los avances que ha tenido y mostró un ejemplo de como se puede la red social del futuro cuando mostró un recorrido por el mundo real mezclado con su figura animada en la plataforma. En teoría, este Mark Zuckerberg animado estaba mostrando a sus conexiones en la red social el lugar del mundo en que se encontraba y mostraba un campo fértil para la exploración.

Lamentablemente decidió que el mejor escenario para compartir eran las imágenes de la destrucción de Puerto Rico después del paso del huracán María. ¿Quién lo aconseja? ¿Nadie se dio cuenta de la insensibilidad de las imágenes ante la desgracia? Finalmente pidió una disculpa pública.

Apple: Un nuevo iPhone en el décimo aniversario del nacimiento de este revolucionario producto



¿En serio a alguien le importa esto?

Créditos Fotográficos


photo credit: www.ilkkajukarainen.fi IMG_0044 via photopin (license)




photo credit: Tuomo Lindfors Tower of London via photopin (license)

photo credit: Anne Worner Urban Art - The Usual Subjects via photopin (license)


photo credit: Kaiguin17 20160612-DSC_0993 via photopin (license)

0 comments:

Publicar un comentario