Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Penoso ocaso de las redes sociales

El respetado semanario The Economist, que se puede identificar como el oráculo del liberalismo económico, y que es una fuente de información confiable para una audiencia que va de los que están en el uno por ciento del uno por ciento de la pirámide económica hasta aquellos que están interesados en la política y los negocios, pasando por los wanna be que se sueñan en entre los primeros  y a algunos vociferantes con boina roja en busca de motivos de indignación, emitió un veredicto implacable: las redes sociales son una amenaza para la democracia. 

Los talentosos escritores de este seminario revisan el ocaso de las redes sociales, en un artículo con un título demoledor: "Como el mundo fue troleado".  Y hace un recorrido de cómo las Redes Sociales pasaron de ser una promesa en la Revolución Naranja de Ucrania ( of all places, por cierto) y en la Primavera Árabe para convertirse en aparentes instrumentos del crimen en el ascenso del zafio Donald Trump a la Presidencia de los Estados Unidos. ¿A qué conclusión llegan? Una no muy alentadora: tenemos enfrente un camino que nos lleva a una distopía con malas alternativas que van de una opresiva regulación y censura gubernamental al estilo de China a un pandemónium entre Campo Krusty y Mad Max. ¿Por cuál apuestan?






Preludio De los necios que no saben que están en medio de una conjura


Cuando los alumnos brillantes fallan

Como mencioné en la entrega anterior, en la investigación sobre la intervención de Rusia en la elección Presidencial de los Estados Unidos, el papel de las principales compañías de Internet, como Google y las redes Sociales Facebook y Twitter ha quedado en el centro del huracán, ya que al parecer de forma no intencional las compañías fueron herramientas para fomentar desinformación y crear un clima de crispación social.

Ante la creciente evidencia, el Congreso de los Estados Unidos decidió tener audiencias públicas con estas compañías tratando de darle claridad a un asunto turbio y eventualmente tener elementos para crear defensas regulatorias para proteger en el futuro al sistema electoral norteamericano. Terminó siendo un día que van a preferir olvidar los creadores de estas compañías. El mejor resumen de lo ocurrido ese día, corre a cargo del diario inglés the Guardian: "¿cómo gente tan inteligente puede ser tan estúpida? Un breve resumen de los hechos, y no hay que engañarse  esto es un desastre desde cualquier óptica:


  • Los fundadores de estas compañías decidieron no participar, ubicándose por encima de  de la opinión púbica, y en todos los casos mandaron a los abogados generales a responder. 
  • Para demostrar que se encuentra más allá de las preocupaciones de los aldeanos comunes, el Amo del Universo Mark Zuckerberg hizo públicas varias fotografías en las que está disfrazado con motivo de Halloween en un claro mensaje.



Viviendo por encima de los aldeanos


  • En esta ocasión los abogados generales revelaron información interna de cada compañía, misma que todavía no es suficiente. Pero hemos pasado del "es ridículo pensar que las redes sociales puedan influenciar una elección" (Amo Zuckerberg dixit) a reconocer que 126 millones de ciudadanos americanos recibieron mensajes creados por las fábricas de troles en Europa del Este.
  • Tardíamente se reconoció la existencia de unas cuantas cuentas, ligadas a Rusia, fueron responsables de la divulgación  mayoría de los mensajes.
  • Por cierto, aceptaron pagos en rublos sin hacer muchas preguntas, dinero es dinero, ¿o no?
  • No mostraron mucha pena, tampoco están muy de acuerdo en ser regulados por la autoridad, sin embargo reconocieron que empezaron a tomar medidas después de que fueron avisados por las autoridades.
  • Mientras cantaban "ahogado el niño tapado el pozo", muy formalmente ofrecieron auto-regularse. Ya vimos lo bien que lo hacen, ¿de qué debemos preocuparnos?
  • Aunque todavía está a debate la influencia de las redes sociales en los resultados de la elección norteamericana, la diferencia de votos que cambiaron los resultados fueron menos de cien mil.

Por más que las diferentes compañías quisieran que este asunto se diera por cerrado y se les pidiera una disculpa por las molestias que han recibido y se les permitiera auto regularse a gusto, esto a penas empieza.  Y por el trabajo de periodistas de investigación, ya empieza a conocerse el modus operandi de los servicios rusos de desinformación.

¿Ha servido de algo este conocimiento? No mucho, ya que está ampliamente demostrado que durante el referéndum por la secesión de Cataluña, los rusos han estado muy activos y sin que nadie los moleste. Imagino que los servicios secretos rusos pueden vivir tranquilos, manipulando las plataformas sociales, mientras no impidan los disfraces ridículos para Halloween.


¿Y ahora qué sigue?

Primer Acto Lenin nos advirtió sobre aquellos que venden la soga con la que los van a ahorcar

"Después de todo, ya no tiene que pagar espías para plantar historias falsas en los periódicos estadounidenses; puede hacerlo usted mismo desde una granja de troles en San Petersburgo."


Rick Stengel, antiguo subsecretario de Asuntos Públicos del Departamento del Estado, durante la gestión de John Kerry


Se salió con la suya

¿Qué sabemos del modus operandi de los servicios de propaganda y desinformación rusos?


  • Es un esquema muy profesional y estructurado, creado por instrucciones directas de Vladimir Putin. El antiguo agente de la KGB jamás aceptó una derrota en la Guerra Fría.
  • Después que llegó al poder, creo un formidable aparato de propaganda y comunicación, dominando los medios tradicionales y teniendo un control indirecto, pero firme, de las compañías rusas de Internet.
  • ¿Es casual que Facebook no pueda operar en Rusia?
  • Más allá de un rígido aparato de censura al estilo tradicional, la nueva propaganda rusa es más sofisticada. Crean sus mensajes de formas atractivas, sin importar muchas veces que por medios diferentes impulsen ideas encontradas. De hecho, en esto está una de sus fortalezas.
  • Este aparato crea atractivas páginas de Internet, cuentas en Twitter y Facebook desde las cuales manda sus mensajes y repite los de medios y personajes afines.
  • Se ha llegado a detectar que detrás de organizaciones no gubernamentales occidentales existen fondos de origen ruso.
  • Datos curioso: durante el Referéndum por la Secesión de Cataluña, en idioma inglés un tercio de los mensajes en Twitter se originaron por Julian Assange y Edward Snowden, y fueron repetidos hasta el cansancio por cuentas que se ubican en Rusia y territorios cercanos.
  • ¿Qué tan efectivos son? otro caso curioso: una cuenta de Twitter creada desde Rusia se ostenta como perteneciente al Partido Republicano en Alabama, y tiene más seguidores que la auténtica.
  • También esta maquinaria se utiliza para callar voces discordantes, con troleo "tradicional" o la difusión de noticias falsas.
  • Con total malicia, se aprovechan para difundir mensajes que van más allá de lo políticamente correcto y rayan lo ilegal, apoyándose en la libertad de expresión de los países atacados.
  • Datos Curioso: hablar de libertad de expresión en Rusia trae problemas de salud y tendencias al suicidio asistido.

El ascenso de los troles
  • ¿Qué persigue Vladimir Putin con esto?
  1. No se le pueden enseñar trucos nuevos a un espía viejo. Ataca a las democracias occidentales porque es para lo que fue entrenado desde joven. Para él la disolución de la antigua Unión Soviética es una afrenta que no ha perdonado.
  2. Está en su mejor interés mostrar a sus ciudadanos que la democracia liberal es un desastre y que están mejor gobernados por un autócrata de mano firme.
  3. El desorden en las sociedades occidentales le permiten tratar de recuperar los antiguos dominios soviéticos sin la molesta intromisión de la OTAN.
  4. Diversión para el hombre que lo tiene todo.
Uno modus operandi bien pensado y estructurado y lo peor de todo que en estricto sentido están explotando la libertad de expresión y comercial de occidente:




  • Las páginas en Facebook, blogs y demás creados por el aparato ruso de propaganda, siguen las reglas de las diferentes plataformas. Estas últimas mantienen, mediante los términos de uso, todos los derechos para suspender cuentas, quitar páginas y un largo etcétera.
  • Pero aunque los mecanismos de vigilancia de las diferentes plataformas existen, su aplicación es poco menos que errática. En el referido caso del legítimo Partido Republicano de Alabama, su petición no fue atendida inmediatamente.
  • Pero adicionalmente las diferentes plataformas tecnológicas solo utilizan un filtro: la capacidad de pago de un sujeto. Russia Today, el lado "presentable" y legal, del aparato de propaganda de Mr. Putin, compartió con el mundo la presentación que les hizo el equipo comercial de Twitter para buscar una parte de su presupuesto publicitario. 
  • Y por cierto no le hacen asco a los rublos.
  • Esta presentación se puede ver en este enlace, y hay que reconocer que tiene una buena estructura y debe cumplir con sus objetivos en la mayoría de las ocasiones. A final de cuentas el aparato de propaganda y desinformación ruso dice que utilizaron las plataformas de Internet occidentales, porque estas lo pidieron.
  • Pero a medida que se van conociendo detalles del alcance de la campaña rusa, peor pinta la situación.  Yuri Milner, ciudadano ruso afincado en Silicon Valley, es reconocido como un inversionista con buen olfato y amplios caudales, y esto se muestra en su portafolio, en el cual ha tenido posiciones en compañías como Twitter y Facebook.
  • Sin embargo la biografía de Mr. Milner es interesante, ya que por detrás de la fachada de uno de los primeros emprendedores de compañías de Internet en Rusia, se encuentra el músculo financiero de varios oligarcas ligados a Vladimir Putin.
  • El talento de Mr. Milner y este músculo financiero se unieron para consolidar las principales plataformas rusas de Internet, mismas que son muy alineadas a los intereses del Kremlin, sin que este tenga que ensuciarse las manos.
En resumen, el aparato de propaganda ruso ha seguido las reglas occidentales: usan sus plataformas, pagan por su publicidad y saben invertir. ¿De qué nos quejamos?

Segundo Acto ¿Frankenbook en lugar de Facebook?


Ya no se reconocen a si mismos

Uno de los aspectos más preocupantes, es la falta de una respuesta contundente de las principales compañías tecnológicas a la pregunta elemental, ¿qué pasó y cómo vamos a evitar que se repita?

La respuesta ha sido débil y ha pasado de la negación total a endebles promesas de auto-regulación y mayores mecanismos de vigilancia. Y para agregarle condimento al caldo de confusión actual, Sean Parker, uno de los impulsores iniciales de Mark Zuckerberg y primer presidente de la compañía, declaró a la prensa, en un raro momento de franqueza, que Facebook fue diseñado para explotar la debilidad de la condición humana en busca de reconocimiento y que en realidad sus creadores no están conscientes de la consecuencias de su invento.

Todavía fue más allá al decir que el se encuentra preocupado sobre el efecto que las redes sociales pueden tener sobre el cerebro de sus hijos y que simplemente no hay manera de adivinar las consecuencias cuando hay conexiones en una red con dos mil millones de nodos. Nada tranquilizante.

Mr. Sean Parker

Y en realidad en este asunto no se ve una salida fácil, ya que no se ve un claro ganador y si muchas formas de perder. No puedo evitar imaginarme a Vladimir Putin soltando grandes carcajadas en un amplio salón del Kremlin en lo que acaricia un gato



Y Vladimir, entre la risa y la carcajada


¿Quién pierde?
  • Pierde la sociedad liberal en la que la libertad de expresión es un pilar, ya que ¿cuál es el criterio mediante el cual se eliminan ciertos mensajes y se dejan pasar otros?
  • Algunas de las mejores mentes legales, están buscando ya maneras de adecuar el concepto de libertad de expresión a un mundo con millones voces amplificadas por las redes sociales.
  • Pierden las redes sociales en su reputación, ya que pasaron de ser una nueva forma de relación social a una "amenaza a la democracia", en espacio de unos cuantos años.
Primero queríamos a las redes sociales
  • Pierde la imagen de los grandes creadores de plataformas tecnológicas, ya que de ser considerados como "niños prodigio" y grandes "visionarios" han pasado a ser considerados como brillantes ingenieros con severas limitaciones culturales, que les impidieron pensar que alguien tuviera más preocupaciones en el mundo que vender detergente.
Después nos preocupaba su poder
  • En realidad Facebook nunca ha sido de mi agrado y menos su fundador, pero nunca se han visto más huecas que ahora sus famosas frases sobre "el fin de la privacidad" y la "llegada de la época de compartir".
Ahora ya no confiamos
  • En su último anuncio de resultados les advirtió a los inversionistas que van a incrementar las inversiones en "seguridad". No va a ser barato, ya que hay que hacer que las mejores mentes de una generación dejen de pensar en ingeniosas formas de vender detergente y se preocupen de las acciones de un sofisticado aparato de propaganda rusa, que al menos ya les ganó la primera partida, y por paliza.
  • Más allá de daños a la reputación, el mundo de la tecnología digital le va a decir adiós al crecimiento sin regulaciones, palabra que en si misma es un anatema en Silicon Valley.
  • Lo más probable es que las redes sociales tengan la obligación de identificar las fuentes de financiamiento de las campañas publicitarias y eventualmente de los mensajes que difunden.
  • Esto suena ajeno a estas compañías, pero, ¿se imaginan a una cadena de televisión transmitiendo anuncios de una fuente que no conoce y le fueron pagados en rublos? Se acabó la época de la singularidad de las compañías tecnológicas y ahí viene la regulación.
  • Y más allá de la alergia ideológica a la regulación que existe en el muy libertario Silicon Valley, esta tiene la posibilidad de generar costos adicionales, restar agilidad a la adaptación del mercado y finalmente estorbar en la calidad del producto final.
  • Imaginen aquellos amantes del "Feis" que se encuentran apaciblemente revisando su línea de tiempo y que ven una nota que llama su atención y que en lugar de encontrar el contenido después del primer click, ven una larga lista de notas haciendo referencia al origen de la nota, su patrocinador, afiliaciones políticas y un largo etcétera. Con una experiencia así, ¿por cuánto tiempo aguantarían al "Feis"?
  • Si bien el humor para la regulación económica en Estados Unidos, bajo la agenda errática del zafio Donald Trump, no es encuentra en su mejor momento, esto no se extiende a otras latitudes. Y si el camino del crecimiento de las diferentes plataformas se encuentra fuera de su país de origen, el futuro pudiera no ser tan brillante, con mucha regulación por venir. Ouch.

Por cierto al tiempo que escribo estas líneas la histeria por la eliminación de regulaciones que está caracterizando a la administración de Trump llegó a la Neutralidad de la Red, tema que aparentemente ya se había superado y estamos ante la posibilidad de que se de el control de Internet a los monopolios de telecomunicaciones que añoran por los días en que podían someter al mercado. Y recuerden que el mal ejemplo cunde, tanto en las sociedades avanzadas como en las repúblicas bananeras.

Si se están eliminando reglas establecidas que proporcionan claro beneficio, ¿qué se puede esperar en torno a las nuevas plataformas tecnológicas? No hay mucho espacio para el optimismo, solo Vladimir está de buen humor.




Epílogo La advertencia de la falta de regulación


No fue casual

Creo que uno de los secretos peor guardados de este blog es mi total afiliación a la economía liberal, es decir creo en la libertad de empresa, en los mercados abiertos y la menor participación gubernamental posible. Por supuesto soy alérgico a las burocracias.

Sin embargo esto no implica que tenga fe ciega en la mano sabia de los mercados y entiendo perfectamente que se pueden producir incentivos para que los participantes de un mercado busquen extraer beneficios adicionales en perjuicio de alguien más. 

En resumen hay casos en los que es necesario tener algún tipo de regulación y no confiar en la mano invisible del mercado, ya que no es ni mano y muchos menos invisible. Tampoco es sabia bajo ningún criterio y he aquí un ejemplo de las consecuencias no pensadas que puede tener una nula o mala regulación.

Es un hecho público que la sociedad norteamericana enfrenta una crisis de salud por una epidemia de adicción a los opiáceos. Una aparente innovación tecnológica que produjo medicamentos de baja dosis y  acción lenta contra el dolor derivados del opio generó un incremento en las prescripciones de los mismos. Laboratorios felices, médicos felices y pacientes muy felices.

Los usuarios de estas prescripciones pronto aprendieron a extender el efecto incrementando la dosis y un súbito incremento en las adicciones. Como es de esperarse se produjo un mercado negro de prescripciones,  pero pronto muchos adictos encontraron alternativas más baratas en la heroína, algo así como un regreso a los clásicos. 

El problema se salió de control y hoy en día se producen más de cincuenta mil fallecimientos anuales por sobredosis de opiáceos, y no hay que perder de vista que esta cifra equivale al total de bajas durante toda la Guerra de Vietnam. ¿Cómo se llegó a esto? Me parece que es toda una lección sobre la necesidad de regulación y como no todo se puede confiar en los mercados. Va la historia:


  • Hacia finales de los años ochenta las patentes alrededor de medicamentos contra el dolor que utilizaban derivados de la morfina estaban por expirar y sus productores estaban preocupados, ante el inminente arribo de nueva competencia.
  • En busca de una nueva patente encontraron un derivado del opio que había sido sintetizado por los alemanes en 1916 y decidieron combinarlo con un mecanismo de liberación lenta para producir una nueva patente.
  • Sin embargo se tomó la decisión de diferenciarse en el mercado mediante dosis mayores a las tradicionales.
  • Mientras corrían las diferentes pruebas clínicas, los productores iniciaron una intensa campaña publicitaria para limpiar la mala imagen de los derivados del opio entre la comunidad médica y los pacientes.
  • Estos diligentes esfuerzos incluyeron la creación de institutos de investigación aparentemente serios, que "olvidaron" hacer públicas sus fuentes de ingreso. También conferencias en lujosos destinos turísticos en los que se invitaba a médicos de múltiples especialidades a escuchar a sesudos conferencistas que olvidaban revelar que eran invitados pagados por los productos de estos medicamentos.
  • Las pruebas clínicas en la agencia correspondiente no siguieron el rigor metodológico acostumbrado y en el colmo del cinismo el responsable de las mismas renunció a su posición y obtuvo, milagrosamente imagino, un empleo bien remunerado con el principal productor de estos opiáceos.
  • También se aprovechó un estudio, desacreditado posteriormente por sus creadores, que indicaba que los opiáceos no eran adictivos bajo ciertas circunstancias. Este estudio se incluyó como una carta el editor de una prestigiada revista médica y con esto después en la publicidad del medicamento se decía que con base a un estudio publicado por un medio reconocido se podía recetar ese producto sin miedo.
  • Lo que sigue después es una película de terror: epidemia de adicciones, venta de recetas  por parte de médicos poco escrupulosos y un incremento en los fallecimientos por sobredosis.
  • Aunque supuestamente estos medicamentos son controlados, ningún regulador vio algo sospechoso en el hecho que pequeñas poblaciones con no más de dos mil habitantes estuvieran recibiendo millones de pastillas al mes.
  • También a nadie se le hizo raro que los reguladores terminaran trabajando con los laboratorios productores después de un tiempo.
  • Una vez que el daño ha sido detectado, los mismos productores de opiáceos han creado supuestas organizaciones no gubernamentales para "defender" el derecho de los pacientes a vivir sin dolor y poner un obstáculo a cualquier intento de regulación.
Hay conspiraciones que nacen de la omisión


¿De acuerdo que hay circunstancias que justifican la regulación? Los interesados en los detalles de esta historia de horror pueden seguir este enlace.


Créditos Fotográficos


photo credit: x1klima Graffiti and Tags via photopin (license)

photo credit: x1klima Graffiti via photopin (license)

photo credit: Lord Jim NOV 2011 305 via photopin (license)

photo credit: anjanettew SpringBreak2016 (71) via photopin (license)


photo credit: seven_resist Abolish Capitalism via photopin (license)

photo credit: real.heightz Twins via photopin (license)

photo credit: raschau Fuck Heroin via photopin (license)


photo credit: Pleuntje Experiment final via photopin (license)

0 comments:

Publicar un comentario