Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

lunes, 29 de enero de 2018

Distopía 2018: Facebook perdido en su laberinto mientras sus acólitos comen detergente

Al grito de ¡más vale tarde que nunca!, Mark Zuckerberg, el líder de Facebook, reconoció, de dientes para fuera, que el funcionamiento intrínseco de su Red Social ha tenido algunos efectos nocivos para la humanidad. Fue el instrumento que facilitó la intervención de los servicios de propaganda rusos en la elección norteamericana y la difusión de las terribles noticias falsas. En sus flamantes propósitos para el año que recién empieza, incluyó la revisión a fondo de la Red Social y su mítico algoritmo para clasificar la información que recibe cada usuario de la plataforma, de tal manera que se privilegie la información producida por el primer círculo en contra de los medios "tradicionales" como periódicos o cadenas noticiosas. 

Mientras Facebook y Mr Zuckerberg se debaten en su laberinto, la última moda promovida por la Red Social es un reto para que incautos coman cápsulas de detergente. Y no es broma, por lo que urge que cambien algo antes de que terminen de lobotomizar a una generación. 





Preludio Tapar un pozo después de que se ahoga el niño es parte de la condición humana

Mr Zuckerberg, hay que arreglar algo

A estas alturas resulta imposible negar que las Redes Sociales, tanto Facebook como Twitter, se han convertido en instrumentos que han degradado la cultura democrática y la convivencia diaria, fomentando el tribalismo y la perpetuación de mitos urbanos, estereotipos y la difusión de información falsa.

Sin embargo ambas Redes Sociales han sido lentas o negligentes en dar explicaciones, e inicialmente han evitado el debate. Sin embargo las investigaciones del Congreso de Estados Unidos, y el seguimiento de la prensa los han llevado a reconocer que digamos las cosas en realidad están funcionando muy diferente al mundo color de rosa expresado por los discursos. No hay que olvidar que Mark Zuckerberg dijo que Facebook es tan importante como la imprenta y que la privacidad está sobrevalorada. ¿Será que los vamos archivando bajo la categoría de "Famosas Últimas Palabras"?

Así enfrentan las Redes Sociales sus cuestionamientos

Twitter fue más ágil en su respuesta y reconoció que había suspendido varias cuentas relacionadas con una compañía de medios rusa ligada al gobierno de Vladimir Putin. Hace pocos días esta compañía envió una notificación a casi setecientos mil usuarios para indicarles que de alguna manera habían estado en contacto con cuentas relacionadas al aparato propagandístico ruso. ¿Y qué creen? Recibí dicho correo, como se puede ver en esta imagen:



Twitter, sólo se puede preguntar ¿WTF?

Después de este mensaje supuestamente Twitter está adoptando varias políticas para evitar cuentas fantasma, la presencia de bots y la difusión de información falsa. No se sabe mucho que estén haciendo hoy, pero al momento de escribir estas líneas un reportaje en el New York Times sobre una industria subterránea que permite inflar el número de seguidores y retuits en esta red social, está causando conmoción en el mundo de la tecnología. 

Para los interesados en detalles, se pueden comprar seguidores y cada uno vale menos de un centavo de dólar, pero nadie garantiza que todos sean reales. Al parecer hay una epidemia de robo de identidades para crear estas cuentas falsas. Se puede pensar que esta es una práctica propia de personalidades oscuras y perdidas en el limbo, pero una de las grandes sorpresas es que en la lista de clientes hay bastantes figuras públicas, incluyendo a un miembro del Consejo de Administración de Twitter.

Simplemente tanto las estadísticas de las redes sociales, seguidores y likes, están en duda, así como la sensatez de vivir por ellas están en cuestión. En este enlace se puede leer el reportaje completo y es imposible no terminar en estado de shock. ¿Cuál es la compulsión que lleva a una persona a tener que comprar seguidores para aparentar un influencia que no tiene? Adivino que no tardan en inventar alguna palabreja para describir esta enfermedad.

Como es de esperarse, Twitter está escondiendo la cabeza en la arena, como lo muestra este mensaje oficial y público. Devumi es la compañía expuesta en el reportaje, aunque no es la única que hace estas labores:


Ahogado el niño, etc. etc.

Como se puede ver, podemos dormir tranquilos, los genios de Twitter están completamente a cargo. Por cierto, hoy se sabe que bots rusos fueron responsables de casi medio millón de retuits de mensajes del zafio Donald Trump en los días previos a la elección, lo que resultó casi medio millardo de impresiones. Lo bueno es que solo es casualidad. Todavía mejor es pensar que los rusos no intervienen en elecciones ajenas.

¿Pero qué se puede decir de Facebook? Inicialmente optaron por la "defensa Bart Simpson", es decir, "no lo hicimos, nadie nos vio hacerlo y no pueden probar nada".

Sin embargo el tiempo y las evidencias crecientes hicieron que la compañía cambiara su mensaje. Inicialmente publicaron un par de estudios sobre los riesgos del "mal uso" de esta Red Social. 

Por buenos propósitos no paramos

Finalmente, y en apariencia, decidieron tomar el toro por los cuernos cuando al inicio de 2018, el fundador Mark Zuckerberg hizo público su propósito de dedicar su tiempo en "mejorar" el uso de su plataforma y "limitar el mal uso de la misma" con fines aviesos. Esto lo hace supuestamente pensando en su legado histórico, pero en algún lugar de la eternidad Gutenberg se está carcajeando. 

Primer Acto Mark Zuckerberg dice que más vale tarde que nunca

Cree que todavía confiamos en él

Mark Zuckerberg no es hombre de medias acciones y puso manos a la obra de forma inmediata. Para corregir el funcionamiento de Facebook decidió modificar el algoritmo central que determina el contenido que ve cada usuario en su muro o línea temporal.

Con el funcionamiento anterior del algoritmo cada usuario de Facebook veía primordialmente en su muro mensajes de medios de comunicación, con mayor peso hacia aquellos que pagan por su difusión o aquellos que eran muy populares. En los hechos, el primer círculo de relación de cada usuario pasaba a un segundo plano.

Bajo el nuevo funcionamiento de Facebook se va a dar preferencia a aquellos mensajes producidos por el primer círculo, para dejar aquellos mensajes pagados en segundo lugar. Adicionalmente está explorando la creación de un mecanismo de calificación, por parte de los usuarios, para identificar las noticias falsas o de poca credibilidad. Zuckerberg ha hablado, ¿entonces podemos dormir tranquilos? Lamentablemente la terca realidad tiene otra opinión:


  • Facebook experimentó con este cambio de algoritmo en geografías "pequeñas" y los resultados fueron contrarios a sus expectativas.
  • Medios independientes, sin grandes presupuestos para pagar por difundir, quedaron relegados y vieron su circulación desplomarse. Sin embargo la información de baja calidad vio aumentar su difusión, ya que esta normalmente es difundida por el primer círculo de cada usuario. Es decir todos tenemos un primo vociferante de boina roja que fastidia a la familia de forma continua con un diluvio de teorías de la conspiración.
  • El cambio en el mecanismo no fue consultado por Facebook y sin duda es un duro golpe a las diferentes organizaciones informativas. Aquellos medios pequeños e independientes quedan navegando en medio de la confusión de Internet en busca de atención. Las organizaciones más grandes, que han visto sus ingresos por medios impresos decaer, tienen que explorar si gastan más en Facebook.
  • En todo caso, el mundo periodístico se siente profundamente agraviado por Facebook.
  • Los inversionistas tampoco están muy felices con este cambio de algoritmo, que implica un cambio en los ingresos probables.
  • Finalmente el mecanismo de revisión de contenido deja muchas dudas y bordea las peligrosas fronteras de la censura y límites a la libertad de expresión.
El mal periodismo tiene graves consecuencias


En realidad Facebook está tratando de borrar la imagen que es una compañía de medios y por lo tanto tiene responsabilidad de lo que se publica. Al ser una compañía que solo sirve para compartir las opiniones de los amigos del usuario, esa responsabilidad se diluye. Parece que es muy poco y demasiado tarde

Segundo Acto Los críticos dicen que no es suficiente

Hay mucho que reparar

Las acciones de Facebook no han sido muy bien recibidas y en medio de un mar de críticas hay tres que sobresalen:

Marc McNamee es una figura conocida en el mundo de los inversionistas de riesgo de Silicon Valley, y entre sus logros está ser uno de los primeros en reconocer el potencial de Facebook y en ser uno de los primeros mentores de Mark Zuckerberg. Aunque capitalizó su inversión hace mucho tiempo y se ha mantenido alejado de la operación, y desde 2015 ha compartido su preocupación sobre el mal uso de las redes sociales con su antiguo pupilo . Fue olímpicamente ignorado y decidió hacer pública su opinión.

McNamee conoce bien el funcionamiento de la Red Social y considera que el mecanismo de "likes" y "número de amigos" se han convertido en un sustituto de las drogas para una generación, que vive en busca de su siguiente dosis, a cualquier precio. En este enlace se puede leer su opinión y aquí se puede ver una entrevista muy reciente con el agudo  comediante/analista Bill Maher.

La conclusión no va a ser muy popular entre sus colegas de Silicon Valley, ya que McNamee considera que es necesario tener algún tipo de regulación y compara a las Redes Sociales y Motores de Búsqueda con servicios públicos que no pueden seguir funcionando guiados por la inocente concepción libertaria del mundo con que fueron concebidos. En su círculo esto es una gran herejía, pero esta es una opinión que cada vez gana más tracción a nivel global.

Mr. Soros

George Soros el legendario inversionista húngaro y uno de los promotores del liberalismo económico a nivel global, utilizó su espacio en el Foro Económico de Davos hace pocos días para dejar muy en claro que en su opinión la grandes plataformas tecnológicas, Facebook, Twitter y Google, son monopolios que degradan la democracia y deben ser regulados. 

Y no hay forma en que se pueda clasificar a Mr Soros como un izquierdista fanático del control estatal. Por cierto, para la fauna que sigue a Donald Trump, George Soros es su bête noire, y se encuentra al centro de todas las conspiraciones imaginables. Por cierto Mr. Soros, si desea mandar un cheque para usar este blog en una conspiración liberal, manejamos propuestas para todos los presupuestos.

Rupert Murdoch y su alma gemela

Finalmente, y aunque no se pueda tomar a este personaje muy en serio, el magnate de medios Rupert Murdoch, también aprovechó su viaje a Davos para indicar que las Redes Sociales deben de pagar a los productores de contenidos informativos para asegurar tener material de calidad. No deja de ser irónico que Murdoch tiene garantizado su lugar en el salón de la infamia como el responsables del periodismo de tabloide en el Reino Unido y como el promotor de esa pesadilla mediática llamada Fox News.

Pero más allá de las opiniones de figuras empresariales, el principal problema de las plataformas tecnológicas es que hay regulación que viene en camino, y simple y sencillamente el recreo se terminó. En el mes de mayo de este año entra en vigor en la Unión Europea la Ley General de Protección de Datos.

De manera sencilla, bajo esta regulación cada plataforma tecnológica tiene que solicitar la autorización de cada usuario para compartir toda la información generada durante su utilización de la misma. Si el usuario desea no compartir, la plataforma tecnológica NO puede negarle el servicio. 

Este es un cambio radical para el modelo de negocio de las plataformas tecnológicas y podemos esperar que van a dar una gran pelea. También su mayor preocupación es que el ejemplo cunda en otras latitudes. Por cierto la privacidad no solo NO es obsoleta, ahora está regulada. No lo puedo explicar, pero mientras escribo y edito estos párrafos siento repentinos y agudos ataques de schadenfreude.

¿Qué pasará en las repúblicas bananeras tan ansiosas de copiar la desregulación de la Neutralidad de la Red? ¿Copiarán igual de rápido la protección europea?

Dentro de este panorama complicado, literalmente a Twitter se le multiplicaron los problemas a raíz del reportaje del NY Times arriba mencionado. Las implicaciones reales son graves: simplemente no son confiables las reputaciones, entendiendo número de seguidores e influencia, de esta red social. ¿Cómo se puede saber cuántos seguidores son reales y cuántos son comprados? ¿Cuántos son reales y cuántos son identidades robadas? ¿Cuántos son bots?

¿Qué sigue Jack?

Al momento de escribir estas líneas, mi línea de Twitter está literalmente llena de peticiones a Jack Dorsey (@jack) fundador de la plataforma, y actual Consejero Delegado, para que se tomen medidas profundas en la verificación de cuentas y se establezcan mecanismos para eliminar a las que son fraudulentas.

Más allá de los costos operativos y las dificultades prácticas, al final a la compañía no pudieran gustarle los resultados. Puede haber menos usuarios reales que los anunciados, menos influencia de la red social de la que existe en la percepción común. No tengo dudas que al final la plataforma puede ganar en credibilidad, pero el camino puede ser muy amargo.

¿Qué sigue en el camino para las Redes Sociales y otras plataformas tecnológicas? Sus aficionados y fieles acólitos, no tienen que preocuparse, van a seguir recibiendo su dosis diaria. Pero en un siguiente nivel, todavía es pronto para medir el impacto en su reputación y el impacto regulatorio en sus ingresos.

Pero la pregunta es sencilla: ¿cada lector sigue confiando en las Redes Sociales? Como he escrito varias veces, Facebook me produce la mayor repulsión imaginable. No creo en el "Feis" y simplemente creo que uno de los mayores privilegios en la vida es decidir a que personas se sigue frecuentando. Mayor lujo es que cada quien se ocupe de sus asuntos. Para todo lo demás, está Mastercard. Sobra decir que no tengo cuenta en Facebook y no me interesa tenerla.

Soy usuario de Twitter (@vacuusfinium) y si bien no creo lo que sale en la plataforma a pie juntillas,  me parece un buen termómetro para ver que asuntos son importantes y como se forman las tendencias. Sus problemas de credibilidad me parecen preocupantes y sí espero ver acciones inmediatas.

Epílogo Postales desde el Hotel Abismo

Aquí nada más viendo pasar el tiempo

'Un hermoso hotel, equipado con todas las comodidades, al borde de un abismo, de la nada, del absurdo. Y la contemplación diaria del abismo entre comidas excelentes o entretenimientos artísticos, solo puede aumentar el disfrute de las sutiles comodidades que se ofrecen ".


Definición del "Gran Hotel Abismo" por el filósofo George Lukács

¿Notan cuáles son los temas asociados a este post? Pérdida de la privacidad, engaños, identidades falsas, estériles valores de un mundo digital, falsos profetas de la innovación y el daño al cerebro de una generación. A veces me siento en un capítulo de final de temporada de Black Mirror. ¿No la han visto? No pierdan un segundo para hacerlo. 

Pero he aquí algunas viñetas que muestran el mundo distópico que es 2018:

Facebook no solo vende detergente, lo hace comestible

Real, por increíble que parezca

Siempre he respaldado la crítica para los supuestos genios que desarrollan redes sociales, que dice que "las mejores mentes de una generación se han perdido buscando mejores formas de vender detergente" y uno de los episodios más bizarros de los últimos años las redes sociales fueron el vehículo para un fenómeno qué termina en adolescentes comiendo ampolletas que contienen detergente para lavar ropa, confirma que estas brillantes mentes fueron exitosas. ¿Qué pasó?

No hay forma de saber si se trata de un experimento social, un happening artístico o una broma de pésimo gusto, pero en las últimas semanas se difundieron en Facebook diversos vídeos que mostraban a adolescentes norteamericanos comiendo, no es broma, cápsulas que contienen detergente para lavar ropa de la marca Tide. Evidentemente al final del mismo invitaban a los espectadores a hacer su video propio y compartirlo.

Aunque suene más allá de la percepción de lo sensato, el reto se hizo viral, hay decenas de intoxicados y obligó al fabricante a emitir un comunicado indicando que su producto no está pensado para el consumo humano. El comunicado fue ignorado y al momento de escribir estas líneas, hay una labor frenética de Tide, Facebook y Google para eliminar estos videos de Internet.

Una broma que salió fuera de control ha llevado al Centro de Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) ha emitir un boletín de advertencia sobre la toxicidad del detergente para ropa. ¿En serio? ¿En 2018? ¿Nos sorprende la influencia de las Redes Sociales en la elección de Donald Trump?

Turismo negro o como estar entretenidos hasta la muerte

Rara forma de pasear

Casualmente me encontré un largo reportaje, disponible en este enlace, que habla sobre una industria turística que lleva paseantes a destinos en zonas de conflictos bélicos, países al borde de las leyes internacionales o zonas de tragedias pasadas.

¿Viajar a la República de Chechenia? No es un problema. ¿Ir a Corea del Norte a tomarse una selfie en medio del esplendor del Amado Líder? Todo tiene un precio. ¿Tour para visitar a los dictadores favoritos de Vladimir Putin? Como coser y cantar. ¿Tomar ron con Nicolás Maduro? Si hay cosas que tienen sus límites.

En búsqueda de emociones fuertes

Los participantes en estos viajes, y es una industria multi millonaria a nivel global, están en busca de emociones, pero en realidad están en la cacería de esa fotografía que deja patidifusos a sus seguidores en Instagram, en el comentario irrepetible de Twitter. En la oportunidad de poner en el "Feis", algún mensaje, dirigido a su círculo más cercano, que diga "muéranse perros, yo estoy aquí y ustedes allá".

Evidentemente lo hacen bajo riesgo y en contra de las advertencias de sus respectivos gobiernos, pero en realidad esto solo le agrega atractivo a la aventura. ¿Será que un viaje de esta naturaleza es un estímulo para los sobrevivientes de una ingesta de ampolletas de Tide?

No hay "agua cruda", sólo hay "idiotas intelectuales"

Existe, aunque cueste trabajo creerlo

Supuestamente Silicon Valley, con sus áreas colindantes,  es un foco de atracción para lo mejor y más brillante del talento internacional. Para tener éxito en este lugar se requiere un intelecto superior al promedio y no hay lugar para los impostores. Bueno, al menos eso dice el mito.

Pero una moda muy reciente, está poniendo en tela de juicio esta leyenda. Algún hábil emprendedor inventó un producto llamado "agua cruda", que no es otra cosa que agua de supuestas fuentes naturales que no ha sido sometida a ningún tratamiento químico para eliminar fuentes de infección o adicionada con flúor para ayudar a la salud dental del consumidor.

A pesar de que diferentes expertos, tan devaluados en estos distópicos días, han advertido de los riesgos, los garrafones de "agua cruda", literalmente vuelan de los anaqueles de los vendedores de "productos naturales", a pesar de que su precio es cuatro veces superior al del "agua normal". Me llama a la reflexión que las personas que creen que las Redes Sociales no son corruptibles crean que pueden tomar agua sin tratamientos para evitar enfermedades.Hay un chiste que se cuenta solo, o hay un problema que se resuelve por si mismo.

Hasta las mentes más brillantes se van perdiendo

El escritor y analista Nicholas Nassim Taleb, creador del concepto del "cisne negro" para identificar el surgimiento de eventos económicos o sociales aparentemente impredecibles, lleva un tiempo hablando de los supuestos expertos en un tema, que carecen de sentido común y habilidades prácticas.

Ha creado el concepto del "idiota intelectual" para referirse a este tipo de individuos que aparentemente tienen todos los logros intelectuales concebibles, pero son incapaces de llevarlos a la práctica y se dedican a pontificar a diestra y siniestra, a tirios y troyanos, sobre lo que se debe hacer. Los identifica en la academia y la prensa.

Taleb es un tuitero implacable, que se puede engarzar en una pelea con un Premio Nobel ( Paul Krugman) o con un incauto que le haga una pregunta. Es un intelectual provocador, que ha sido visto rogando por los dominios de Donald Trump, pero es una figura que no puede ser ignorada.

Propaganda rusa en Redes Sociales, adolescentes que comen detergente, turistas que arriesgan el pellejo por un selfie con un dictador, "influenciadores" en Redes Sociales con seguidores falsos,  y supuestos genios que toman agua sin purificar. Si estuviera describiendo el guión de una película, probablemente recibiría una sonora rechifla, lamentablemente estoy describiendo la realidad ¡Bienvenidos a 2018!

Viviendo en la distopía

Créditos Fotográficos

photo credit: Howdy, I'm H. Michael Karshis via photopin (license)


photo credit: caratello Investieren mit Köpfchen via photopin (license)

photo credit: imagenesalviento Brain Aging via photopin (license)



0 comments:

Publicar un comentario