Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

domingo, 21 de febrero de 2016

Apple, el FBI y como el fantasma de Edgar J Hoover no me da risa

¿La privacidad está sobrevalorada? Parece que este despropósito ya no es exclusivo de Mark Zuckerberg, sino que ha sido adoptado por el FBI, esa reconocida y humanitaria organización. En la investigación en torno al atentado terrorista de San Bernardino, se encontraron con un iPhone del presunto responsable. Después de varios intentos infructuosos por acceder al contenido de este dispositivo, el FBI pidió la ayuda de Apple, quienes afortunadamente se han negado a cooperar por el momento. Un incidente, aparentemente menor y sin tanta importancia, es en realidad una de las primeras batallas por mantener el derecho a la privacidad de los ciudadanos en la era digital.


Preludio  ¿Están orgullosos de su DNA organizacional?

¿Le confiarían el tarro de las galletas?

La mítica Agencia Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés) siempre ha sido representada por la propaganda como el guardián ideal de la ley y el orden. Lástima que la realidad sea diferente, y durante muchos años fue la fuerza privada de espionaje de su fundador y director Edgar J. Hoover, quien no dudó en utilizar todos los recursos a su disposición, para perseguir a todos aquellos que desentonaran de su visión del mundo. 

Pero en esta era, el FBI es un participante más del muy poblado mundo de agencias de investigación y espionaje del gobierno de los Estados Unidos, aunque supuestamente son los responsables de lo que ocurre en el territorio de este país.

La investigación sobre el atentado terrorista de diciembre de 2015 en San Bernardino California, en la que una pareja de norteamericanos musulmanes realizó una matanza en una oficina de servicios públicos, cae en las obligaciones y atribuciones del FBI.

Dentro de este proceso, se encontró un teléfono inteligente iPhone utilizado por uno de los presuntos responsables. Considerando que este dispositivo podía ser un elemento clave para prevenir futuros incidentes, el FBI solicitó a Apple toda la información relacionada que estuviera hospedada en iCloud. Los propietarios habían tomado sus precauciones y el FBI recibió muy poca información.

Aquí las cosas se ponen buenas, ya que los acuciosos investigadores han buscado extraer, sin éxito hasta el momento, la información que reside cifrada en el dispositivo. El FBI obtuvo una orden de un juez para obligar a Apple a proporcionar herramientas de software para hacer esta acción. De forma muy valerosa, Apple se ha negado y todo indica que hay un juicio que va a durar muchos meses y va que vuela a la Suprema Corte.


¿Resistirá Apple la presión?

Primer Acto ¿Qué busca el FBI?

Cada vez hay menos espacio para respirar libremente

Aparentemente la petición del FBI es inocente y está justificada en nombre de "garantizar la seguridad futura". En realidad esta petición es un riesgo, y este incidente tiene gran repercusión aún para aquellos que no somos ciudadanos norteamericanos. ¿Qué está pidiendo el FBI?

La petición del FBI se "reduce" a dos elementos:

  • Una herramienta que quite la protección de los iPhones que los bloquea después del décimo intento erróneo de usar una clave de acceso.
  • Como si el punto anterior no fuera suficiente, también el FBI está pidiendo a Apple que desarrolle herramientas que permitan al FBI acceder la información contenida en cualquier iPhone.
No está de más decir que estas peticiones no están claramente apoyadas por la ley y hasta este momento Apple ha cumplido con las otras solicitudes del FBI. Por cierto lo que pide el FBI está más allá de la petición más descabellada realizada por el gobierno chino, y esos ya sabemos como se las gastan.

En su defensa Apple ha esgrimido los siguientes elementos:

  • La acción representa un "trabajo excesivo" y está por encima de lo que pide la ley.
  • Aún en caso de que se cumpliera con lo solicitado por el FBI no hay ninguna garantía que las herramientas de software estuvieran a buen recaudo y no fueran utilizadas de manera discrecional y sin el control de la orden de un juez.
  • Hay la posibilidad de dañar la imagen de Apple ante sus clientes, de todo el mundo, quienes con razón nos sentiríamos vulnerables al albedrío del FBI y siendo sinceros su currículum no inspira ninguna confianza.
  • Una acción de esta naturaleza sienta un precedente peligroso para la privacidad en el mundo digital. Edward Snowden, que sabe algo de eso ha indicado que hemos vivido en un momento clave para definir el derecho a la privacidad en un mundo digital.

Evidentemente la negativa de Apple ha sido recibida por un coro de acusaciones de "falta de patriotismo" y de "poner los intereses de una marca por encima del interés público".

Aunque la reacción de las otras empresas importantes del mundo de la tecnología ha sido en el sentido de apoyar a Apple, en realidad no se siente mucha contundencia. No son muchos los que quieren confrontar al Tío Sam, más allá de algunas declaraciones políticamente correctas de dientes para afuera.

Algunos ciudadanos están organizando protestas en 30 ciudades para apoyar a Apple, pero esto no pasa de ser un detalle cosmético.

Se cultiva un clima de terror e histeria generalizada

Segundo Acto Todos tenemos mucho que perder

Hay que oponernos a este mundo de paranoia artificial

De forma accidental, Apple se ha colocado en una posición de defender el derecho a la privacidad en el naciente mundo digital. Después de que Edward Snowden nos quitó la inocencia sobre las acciones del gobierno de los Estados Unidos, las diferentes compañías tecnológicas tomaron la decisión de proteger los derechos de sus clientes utilizando diversas técnicas de cifrado en sus productos y servicios, cosa que no cayó muy en gracia entre los representantes del Gran Hermano versión 2016.

Por cierto, todo parece indicar que el FBI ha demostrado muy poca pericia en el manejo del teléfono inteligente que es parte de la investigación y que esto los ha llevado a exigir la ayuda del fabricante. 

Y justamente el FBI decidió tomar la lucha contra el terrorismo, una excusa noble aunque muy trillada, para tratar de ganar concesiones que bajo otras circunstancias serían simplemente  inmencionables. ¿Qué pasa si pierde Apple?

  • Se confirmaría que no existen ciudadanos libres en el mundo digital y todos, tiros, troyanos, inocentes y culpables, estamos sujetos al capricho no controlado de los investigadores del FBI y burocracias anexas.
  • En realidad la privacidad en el mundo digital está en entredicho, pero me parece que sería muy traumático perder la ilusión que el cifrado de nuestros dispositivos es nuestra última línea de defensa.
  • A final de cuentas darle poderes ilimitados al FBI sería un mal negocio para todos los fabricantes. ¿Se sentiría cómodo amable lector sabiendo que un burócrata del FBI puede husmear en su dispositivo personal sin pedir permiso a un juez?


Estas le gustaban mucho al FBI

Epílogo Siempre hay un lugar para el carnaval de las vanidades

¿En serio lo ven como líder del mundo libre?

En medio de la guerra mediática entre el FBI y Apple, nunca faltan aquellos que confunden la sutil línea entre el protagonismo y el ridículo:

  • Donald Trump, culto y refinado caballero, pide un boicot en contra de Apple, para castigar comercialmente su independencia de las burocracias norteamericanas. En serio, este chiste ya duró demasiado, y me estoy empezando a preocupar.
  • John Mcafee, legendaria figura en el mundo de la seguridad informática, ofreció sus servicios, de forma gratuita por cierto, para romper el cifrado en el mencionado iPhone 5. No más comentarios


John Mcafee, su amigable hacker del vecindario

Negotiis Diveros

Silicon Valley y su torre de marfil


Hace mucho tiempo que las compañías tecnológicas perdieron su imagen pública de inocencia y candor, y para muchos activistas se han convertido en el ejemplo de agentes de un capitalismo salvaje, con una falta total de empatía hacia otros seres humanos. Y en realidad algunos protagonistas con sus acciones no ayudan mucho:

  • Justin Keller, un emprendedor tecnológico residente en San Francisco, publicó una carta abierta al alcalde la ciudad, quejándose sobre la presencia de gente sin hogar viviendo en las calles y de la forma en que San Francisco se está "convirtiendo en una favela".
  • Una empleada de atención a clientes de la empresa Yelp, mandó una carta abierta al Consejero Delegado, para decir que su sueldo es insuficiente para cubrir sus necesidades básicas. Simplemente fue despedida.
  • Se supo que Google, bajo la lupa de los reguladores europeos, realizó movimientos para esconder ingresos europeos por más de 11 millardos de euros.

Es tan grande la cantidad de muestras de falta de sensibilidad social que han dado algunos de los miembros prominentes de la industria tecnológica, que el diario inglés The Guardian, decidió hacer un listado, en forma de cuestionario. Se puede encontrar en este enlace y realmente preocupa su extensión.

Buscando al ciudadano Andreessen

Twitter lo extraña

En la entrega anterior comenté sobre el rechazo de India a la oferta de un Internet semi gratuito promovido por Facebook. Mark Andreessen, conocido inversionista de riesgo y miembro del Consejo de Administración de Facebook, hizo algunos comentarios sarcásticos en Twitter, que lo pusieron en el centro de la controversia y terminó pidiendo disculpas. Desde entonces no se le ha "visto" por Twitter y en realidad sus comentarios se extrañan. Se le puede encontrar en @pmarca, cuando regrese.

Créditos Fotográficos








photo credit: L1010773 via photopin (license)


photo credit: McDonald Trump via photopin (license)


0 comments:

Publicar un comentario