Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

lunes, 14 de marzo de 2016

El dilema del imitador - Casos prácticos

Nadie niega que las buenas ideas de negocio son un bien escaso y muy apreciado. Sin embargo de manera confusa, en una época que venera la innovación, los agentes económicos le tienen pavor a las novedades. En el mundo de los negocios, todavía se piensa que se puede predecir el futuro extrapolando el pasado, y con este criterio muchas innovaciones ven la luz del día con un retraso considerable. En un ambiente que fomenta el miedo a las nuevas ideas, la imitación se ha convertido en una práctica común. A final de cuentas, si se premia lo conocido, ¿qué mejor que adaptar lo que ya está probado? Sin embargo, el aparentemente fácil camino de la imitación, es en realidad una pendiente a un oscuro abismo de disminución de ingresos y disolución. 

Preludio Sin fanfarrias para el pensamiento común

"La jerga de los negocios- un idioma que nos obliga a percibir el mundo en lo relacionado con los balances económicos y a predecir el futuro en función del pasado- sirve para limitar nuestra capacidad de ponderar de manera cabal el valor de las ideas"

Tomado de "Nuevas ideas sobre nuevas ideas" de Shira P. White y G. Patton Wright

Un mundo chato

¿Alguna vez han sentido que el mundo se ve demasiado uniforme y en blanco y negro? Remodelaciones urbanas que son recreaciones de centros comerciales, que a su vez obedecen a un plan estándar, inundan nuestro paisaje. Las mismas cadenas y sus marcas, la misma distribución, la misma imagen, con la misma música de fondo. Parece que no hay adonde escapar.

¿Cuál es el origen de esta uniformidad? La mayoría de las empresas se han hecho cautas y viven con pavor de apartarse de lo que parece un camino seguro. Aquellas que son muy grandes, viven aterrorizadas de los analistas bursátiles y de la poca paciencia de los inversionistas, y por lo tanto son reacias a tomar el riesgo de lo nuevo.

Las que no son grandes, se defienden citando la escasez de recursos para experimentar. Pero sin importar la causa, los consumidores nos vemos rodeados de un mar de uniformidad, en la que hay una multitud de ofertantes con nula diferenciación aferrados a lo que fue exitoso en el pasado.

En este ambiente, la imitación ha perdido cualquier connotación negativa que tuvo en el pasado. Grandes corporativos lanzan ofertas que son copias de sus competidores y lo hacen sin ruborizarse. ¿En qué momento se perdió el gusto por ser diferente? ¿Quién nos inoculó con el virus de la homogeneidad?

No tengo duda que el gusto por la homogeneidad viene de las presiones de los mercados bursátiles. Los analistas y los inversionistas, quieren predictibilidad en los ingresos y en los costos, y por lo tanto son alérgicos a la experimentación. Parece que la innovación está sujeta al criterio de los contadores y creo que no me tengo que extender mucho sobre esto.

Pero justamente en el pecado de la predictibilidad se tiene la penitencia de la perdida de ingresos. A final de cuentas una oferta poco diferenciada, eventualmente termina por alejar a los consumidores y sus respectivas billeteras. Los ingresos disminuyen, y los contadores tienen menos que cuantificar y claman al cielo en busca de culpables. Los analistas bursátiles aúllan al tiempo que los inversionistas votan con los pies, y la empresa que pensó en la cautela como un camino seguro, se encuentra en el ojo del huracán.J lo que quería evitar y lo que creó una atmósfera en busca de los seguro.

Primer Acto En el Centro Comercial de los Sueños Rotos

"Investigamos y hacemos sondeos que nos señalan cuál es la opción "correcta". Intentamos cuantificar nuestras perspectivas futuras y validar nuestras decisiones mediante la recurrencia a distintas cifras y criterios que nos guían en tanto pasamos por un cernidor una pila de ideas. Y todo parece muy lógico, con frecuencia muy riguroso y organizado. Pero entonces, ¿por qué el 90% de todos los nuevos productos fracasan a pesar de nuestros mejores esfuerzos?"



Tomado de "Nuevas ideas sobre nuevas ideas" de Shira P. White y G. Patton Wright

Si, esas ruinas que ven

Los grandes centros comerciales norteamericanos, alguna vez el centro de la vida de los habitantes de los suburbios o meras catedrales dedicadas al vacío de una época, están viviendo malos momentos

Los consumidores los visitan con menor frecuencia y cada vez gastan menos dinero en ellos, especialmente a las grandes cadenas. Se han encontrado muchos responsables de esta situación:
  • La crisis económica y el menor ingreso disponible del consumidor promedio.
  • El clima, y no estoy bromeando.
  • Amazon y el comercio electrónico, que simplemente está arrasando con los profesionales de las ventas al menudeo.
  • El cambio de actitud de esos impredecibles millenials ante el consumo desmedido.
Pero independientemente de la razón hay un hecho controvertible: las grandes cadenas han visto disminuir sus ingresos, muchos nombre venerables (Sears, JC Penny) están al borde la desaparición y cada vez hay más centros comerciales cerrados. Y nadie encuentra una solución.

Bueno parece ser que nadie quiere ver la solución. El nada modesto blog The Retail Prophet, tiene muy bien identificado al responsable:

"La mayoría de las ventas minoristas son dolorosamente aburridas. De hecho, la mayoría de las cadenas de tiendas y centros comerciales se han convertido en faros de aburrimiento, monumentos a la mediocridad y refugio de lo indiferente".

"Y es por eso una sola razón - el volumen de ventas anticipado por pie cuadrado - que una gran cantidad de productos de moda, únicos, divertidos, y fascinantes probablemente nunca vea la luz del día en el piso de ventas"

Me parece que la relación causa efecto queda muy claro: al buscar obtener un gran volumen de ventas tomando los éxitos del pasado, se aniquiló lo novedoso y atractivo. El consumidor tiene pocas razones para salir de su casa y menos razones para sacar su billetera. ¿Qué dirán ahora los contadores?

Segundo Acto Una copia barata, es solo una copia barata

"En la mayoría de las situaciones de la vida tomamos decisiones gracias a la combinación de datos concretos, consideraciones menores y agallas e instinto. Sin embargo en los ejercicios convencionales que enseñan a hacer evaluaciones de negocios, como por ejemplo ponderar si hacer o no una adquisición, la mayoría de quienes toman las decisiones sólo se fijan en las cifras concretas"



Tomado de "Nuevas ideas sobre nuevas ideas" de Shira P. White y G. Patton Wright

Así se ve competir únicamente por precio

Un episodio más en algo que podemos llamara nacionalismo tecnológico. El periódico mexicano "El Financiero", asociado con Bloomberg por cierto, fue claro y contundente al hablar de la compañía Avant, ya que la describió como el "Uber Mexicano".

Sin embargo, aquellos que con el fervor patrio hayan leído la nota, se deben haber llevado una decepción: Avant es una aplicación que funciona bajo un modelo similar a Uber, sin grandes variaciones y con muy poca imaginación.

Entonces, ¿existe una diferencia entre Avant y Uber? Claro y aquí es donde las cosas se ponen buenas:
  • La principal diferencia es que Avant solo cobra una comisión del 10% sobre el total del viaje, a diferencia de Uber, esa pérfida y tenebrosa transnacional, que cobra hasta el 25%.
  • Ya en lado de la bondad infinita, Avant tampoco utiliza las tarifas dinámicas, que es el genial mecanismo de Uber para manejar los picos de demanda.
  • Los ahorros tienen que salir de algún lado, y de acuerdo a una prueba real llevada a cabo por un reportero del mismo diario, los conductores de Avant no son sometidos al mismo tipo de filtro que los conductores de Uber. También el cálculo de la tarifa tuvo variaciones.
  • También la aplicación es más austera y no muestra ni las placas de la unidad que va a prestar el servicio ni la fotografía del conductor. Por cierto la oferta de vehículos actualmente es muy reducida y el mencionado reportero no pudo obtener un automóvil la primera vez que lo intentó.
¿Realmente es necesaria una copia barata de Uber? En lo personal tengo mis dudas, y tengo algunas preguntas para los responsables de Avant:
  • ¿Con una comisión reducida como van a tener recursos para mantener el desarrollo constante de la aplicación? ¿Su plan de desarrollo es ver que tiene Uber, para poder copiarlo con mucha calma?
  • ¿Están conscientes que los mercados para productos tecnológicos funcionan con una lógica de la "ventaja del primero"? ¿Cómo van a cerrar la brecha con Uber? ¿Cómo la van a financiar, si tienen un ingreso menor?
Al momento de preparar la nota de hoy, la aplicación de Avant no está dentro de las 150 más descargadas del App Store de Apple. ¿Cómo esperan subsanar esta deficiencia? Y una vez más, ¿cómo la van a financiar?

Por cierto y una vez más, las buenas ideas no tienen gentilicio. Hay buenas ideas, malas ideas y copias baratas y la nacionalidad no tiene nada que ver. ¿En algún momento se va a acabar la plaga del nacionalismo tecnológico?

Epílogo Hay algunos que no entienden, que no entienden

"La noción que tenemos sobre el riesgo, la incertidumbre, lo difuso y la intuición influye sobre el precio que estamos dispuestos a pagar y cuándo estamos dispuestos a pagarlo. La gente convencional considera que una idea no vale nada mientras no haya sido exitosamente implementada. Sin embargo, para las compañías en la onda y para los individuos creativos, incluso ideas que no han llegado a su realidad tienen mucho valor".



Tomado de "Nuevas ideas sobre nuevas ideas" de Shira P. White y G. Patton Wright


En algún momento las copias dejan de engañar

Hablando del poco valor económico que generan las copias de las buenas ideas, es bueno conveniente hacer un seguimiento del avance que ha tenido la compañía Blim, subsidiaria de Grupo Televisa para distribución de contenido por medio de streaming.

La compañía sigue utilizando sus amplios recursos para hacer una intensa campaña mediática, tanto en el sentido tradicional, como por medio de contenido pagado a través de algunos comentaristas, que critican a la "élite digital" que no se ha volcado en loas a esta oferta.

Nada más para el registro: al momento de escribir estas líneas Netflix es la cuarta aplicación más popular en la Apple Store, al tiempo que Blim ocupa el lugar 62. La semana de su debut estaba dentro de las cuarenta principales, por lo que pareciera que esas ingratas élites digitales no son tan sugestionables ni influenciables. Siguiente parada: el basurero de la historia. #LoMioEs



No es el nuevo logo de Blim, aunque debiera ser
Negotiis Diveros

Apple contra FBI: El Presidente Obama mata todas las ilusiones


No nos dejó soñar

Sigue en su máxima expresión la disputa entre el FBI y Apple en torno a la obligación que se le quiere imponer a esta última para crear mecanismos que permitan a las diferentes agencias de investigación romper los mecanismos de cifrado en los dispositivos distribuidos por esta compañía. Esta semana:


  • El Presidente Barack Obama se refirió de manera directa al tema, y no dejó mucho lugar para la esperanza. El llamado "líder del mundo libre", nos advirtió que tenemos que abandonar la ilusión de tener privacidad en el mundo virtual y que simplemente las compañías son responsables de proporcionar las herramientas solicitadas por las agencias de seguridad, y que todos debemos confiar en que van a estar bien manejadas. Si esto último fuera cierto, Edward Snowden no se estaría congelando en un departamento en Moscú.



Un hurra por nuestro defensor

  • Por su parte Apple se ha estado defendiendo con todos los recursos posibles y no ha dejado de recurrir al tribunal de la opinión pública, quejándose de la encendida retórica del FBI y del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, que están recurriendo a un linchamiento mediático sin el menor decoro.

Pero para no perder el humor se puede ver a John Oliver poner algo de perspectiva al asunto. 


Les digo que no son de confiar


¿Por fin todos unidos contra Trump?


¿Por fin?

La semana pasada comentaba sobre el preocupante ascenso de Donald Trump como posible Presidente de los Estados Unidos y su uso de las herramientas digitales para su propósito. Finalmente parece que la industria tecnológica está saliendo de su pasmo y preparando su respuesta. 

Trascendió sobre una reunión "secreta" a la que asistieron importantes ejecutivos de Silicon Valley, como Tim Cook (Apple), Larry Page (Google) y Elon Musk (Tesla) para discutir como se puede detener el ascenso de Mr. Trump.

Sin embargo este tipo de reuniones, en las que una élite de billonarios y millonarios se reúne a espaldas del pueblo, la ayudan a Trump, quien ha basado su ascenso en atacar justamente a esos grupos.


Créditos Fotográficos




photo credit: Pâté Racket via photopin (license)


photo credit: Spooky Mall via photopin (license)






photo credit: L via photopin (license)


0 comments:

Publicar un comentario