Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

miércoles, 12 de marzo de 2014

¿Muerte de un anarquista? Ascenso y caída de Bitcoin

Vacuus Finium se extiende a Twitter, para comentarios espontáneos durante el día, me pueden encontrar en @vacuusfinium.

La utopía

Ya con anterioridad me había referido a la divisa virtual Bitcoin, un ingenioso sistema para crear medios de almacenamiento de valor monetario a través de utilización de algoritmos de cifrado altamente sofisticados. A manera de resumen, Bitcoin funciona de la siguiente manera (esta liga incluye más detalle):
  • Un prospectivo buscador de Bitcoin, "minero" en la jerga local, aporta poder de cómputo para buscar una llave que cumpla con los requerimientos del algoritmo de cifrado. Tarea nada trivial, ya que el algoritmo está planeado para que sea una tarea lenta y glotona de recursos computacionales.
  • Eventualmente, con paciencia y suerte, un "minero" afortunado, "encuentra" una Bitcoin y la puede depositar en alguno de los centros de cambio que han florecido en torno al ecosistema de esta divisa virtual.
  • El algoritmo está hecho de tal forma, que es imposible falsificar Bitcoins o duplicarlas y también tiene un límite del número de Bitcoins que es posible conseguir. 
  • En estricta teoría, es un sistema monetario que es inmune a la inflación y por tanto aparentemente un medio ideal para ahorrar.
  • También el ecosistema Bitcoin, permite un total anonimato y es posible utilizarlo para hacer transacciones de naturaleza legalmente cuestionable, pero también sirve como vehículo para individuos ricos y tímidos por naturaleza, a quienes les gusta la privacidad.
  • Bitcoin nació y prosperó ligado al llamado "Internet subterráneo", que no es otra cosa que un "Internet paralelo" que permitía traficar cualquier tipo de mercancía y por supuesto que una divisa que permite el anonimato era el ingrediente esencial para su funcionamiento.
  • Aunque la cara más visible del "Internet subterráneo" por el momento se encuentra fuera de línea después de una decidida intervención del FBI, Bitcoin ha salido a la superficie, por decirlo de alguna manera, y se ha convertido en un tema de discusión  en círculos financieros y medios de circulación masiva.

Por su naturaleza, anónima y anti-sistema,  Bitcoin se ha ganado un grupo de seguidores que es un explosivo coctel de anarquistas, libertarios, evasores de impuestos, agitadores callejeros, que en un momento de excesiva emoción pensaron que había nacido una alternativa a su odiado sistema financiero tradicional. Y durante los últimos meses, Bitcoin adquirió popularidad e incrementó su valor, llegando en algún momento a cruzar la barrera sicológica de los mil dólares.

Disentir de el exquisito e políticamente inmaculado grupo de apoyo a Bitcoin, era castigado por una lluvia de retórica violenta, que inclusive alcanzó al Premio Nobel de Economía, poca cosa ¿no?, Paul Krugman que tuvo el desacato de decir que Bitcoin es un sistema económico no viable por ser deflacionario.

Se terminó el sueño

Más allá de su uso inicial como una divisa para vivir en el lado salvaje de la ley, el excesivo anonimato de Bitcoin siempre lo hizo un candidato ideal a la regulación gubernamental y a la persecución policiaca. Su peor momento lo vivió cuando el FBI desarticuló el portal Silk Road, eje del Internet subterráneo y su mejor era llegó cuando los millonarios chinos vieron que era un medio ideal para transferir recursos a lugares más seguros sin la molesta inspección de los camaradas celestiales del Partido Comunista. Por cierto Bitcoin ya está prohibido en China.

Pero curiosamente, el mayor golpe a Bitcoin vino de una parte de la comunidad tecnológica que vive en las sombras: los hackers. De una forma, que no ha sido explicada de forma satisfactoria, el mayor centro cambiario y de depósito de Bitcoins, la empresa japonesa Mt. Gox, anunció que le habían robado los quinientos millones de dólares que tenía a su resguardo.

Y el mundo Bitcoin se empezó a derrumbar, y la cotización de la misma llego a estar por debajo de los trescientos dólares y por algunas horas parecía que iba directo a cero. El sistema se llegó a estabilizar y lleva ya varios días con una cotización que está alrededor de los 650 dólares. Me imagino que los que compraron a mil dólares han de estar felices y contentos de vivir en la utopía. No exactamente la mejor forma de crear la mejor reputación para el "sistema financiero" del futuro.

Mt Gox, simplemente se declaró en quiebra y lo hizo entre sollozos y mocos de su CEO. Los afectados, que incluyen personas de todas las profesiones y en todas las latitudes simplemente no saben ni a quien demandar, y en realidad no saben de que quejarse.  De forma simultánea, otros centros de cambio de Bitcoin, empezaron a confesar que aunque fuera en menor medida, ellos también habían sido víctimas de robos cibernéticos. La supuesta fortaleza del algoritmo de Bitcoin resultó un mito.

Y para rematar la mala racha de Bitcoin, la revista Newsweek reveló la identidad de supuesto inventor de Bitcoin, que era una figura envuelta en el anonimato y el misterio. Lamentablemente la evidencia que presentan no es contundente y lo único que han hecho es poner en riesgo la vida un ciudadano japonés, que ahora es candidato a un secuestro o cosas peores.

Evidentemente los seguidores de Bitcoin encendieron Twitter con su violenta reacción en contra Newsweek y lo medios de comunicación en general, quejándose de una conspiración en contra de sus "sistema financiero alterno".

¿Qué sigue?

Me parece que las conclusiones de la caída de Bitcoin son claras:
  • Aunque no se puede descartar por completo la tecnología de divisas virtuales, todavía hay muchas cosas que mejorar. A riesgo de ganarme el odio de los políticamente inmaculados seguidores de Bitcoin, me parece que el sistema financiero tradicional, es el resultado de un proceso de mejora continua de varios siglos y no ha llegado el momento de su disrupción.
  • En mis primeros comentarios sobre Bitcoin, me preguntaba si no era "un fraude de vieja escuela"y hoy me inclino a pensar que así es. También me parece sorprendente que en este episodio solo se conoce a las víctimas y no hay culpables.
  • Y en un ambiente global convulso y de globalización desordenada, es innegable que hay espacio para un sistema financiero oscuro y anónimo como Bitcoin, pero simplemente hay que reconocer que es un espacio peligroso y de alto riesgo, no apto para el ahorrador casual. Mucho menos es espacio para el que busca dar un golpe especulativo.
  • Sería ingenuo pensar que las autoridades van a estar respirando muy cerca del ecosistema Bitcoin, por lo que el encanto del anonimato va a ser efímero.

Finalmente, los probos analistas de esa casa de honradez pristina conocida como Goldman Sachs, dieron a conocer hoy sus conclusiones sobre Bitcoin y simplemente no lo ven como una alternativa viable. Es un mal día cuando hay que darle la razón a Goldman Sachs, pero en este caso la tienen y con abundancia.

Postdata I ¿Demasiado tarde para la reproducción de música digital de alta calidad?

En el pasado me había referido a la iniciativa del músico Neil Young por crear un sistema de reproducción de música digitalizada de alta resolución, como alternativa a la terrible combinación iPod-MP3. El sistema, con el horrible nombre de Pono, había sido prometido en el otoño de 2012, pero transcurrió todo 2013 en una total oscuridad.

Finalmente, esta semana Pono regresó a la arena pública y se mostraron los primeros prototipos al público, al tiempo que se inició una campaña de apoyo popular en el sitio Kickstarter. La meta de conseguir un millón de dólares en 30 días para construir los primeros reproductores, fue superada en unas horas y al momento de escribir estas líneas ya hay fondos por más de dos millones de dólares.

 ¿Qué tiene de notable Pono?
  • Detrás de su diseño, hay un verdadero grupo de diseñadores e ingenieros con una trayectoria reconocida en el mundo de la reproducción musical hi-end.
  • Este respetado grupo toma la sabia decisión de no experimentar ni inventar el hilo negro y apoya los formatos digitales de alta resolución que ya están disponibles en el mercado. El formato mínimo soportado es del disco compacto convencional, lo cual coloca al formato MP3 en el basurero de la historia, que es su legítimo y merecido lugar.
  • El precio ofertado va a ser de 500 dólares por una unidad con 128 Gb de RAM y una pantalla táctil. No es exactamente un precio popular, pero no cae en el terreno de la extravagancia, y ya verán más adelante que hay todo un campo fértil en torno a esta categoría.

¿Qué no me gustó de Pono?
  • El diseño se ve francamente feo y antiguo y con mucho plástico para mi gusto. Para aquellos que no han seguido la liga les puedo decir que es un prisma triangular, disponible en plástico de varios colores. Es tan feo y corriente que hasta parece que lo diseño Samsung.
  • Hasta el momento no es pública información que es esencial para el mercado de audiófilos a los que va dirigido el producto, tales como tipo de convertidores digital-analógico utilizados.

¿Qué le espera a Pono?
  • A pesar de que la campaña de recaudación de fondos iniciales parece ser un éxito, me parece que Pono llega algo tarde al mercado.
  • Si bien existen algunas tendencias en el mercado que le ayudan, como el auge de los audífonos de alta fidelidad y de alto precio, en realidad hay un cambio tecnológico importante en el mercado musical como son los servicios de streaming. Poca gente compramos medios físicos y en un futuro muy pocas personas van a comprar archivos digitales, ya que es posible escuchar música de forma ilimitada sin preocuparse de la propiedad de la misma.
  • Para los interesados en este tema les recomiendo esta nota del conocido bloguero musical Bob Lefsetz, quién seguro no compra un Pono.
  • También me parece que para el mercado de audiófilos, la oferta de Pono es un poco chata y limitada. Desde hace meses hay varias alternativas de muy alto precio y alta calidad disponibles. De hecho la revista Stereophile dedicó su ejemplar de Enero de 2014 al tema de la reproducción digital, con la portada que dice "Digital Done Right--at a price". Para ahorrarles la lectura, es posible gastar algunas decenas de miles de dólares en equipo para reproducir música digitalizada en alta resolución.

En mis reflexiones iniciales había escrito mi intención de ser uno de los primeros compradores de un Pono, pero hoy en día tengo mis dudas. Hace algunos meses la compañía coreana Astell&Kern lanzó una serie de reproductores portátiles de alta resolución y alta calidad, que se ven muy promisorios. El modelo básico cuesta 700 dólares y hay un modelo intermedio con doble conversión digital analógica que ya capturó mi imaginación y que cuesta únicamente 1200 dólares, a los que por supuesto hay que agregar al menos unos 500 dólares para unos audífonos Senheiser ( lo siento Beats, soy vieja escuela).

De hecho en mi último viaje al norte de California, durante una cata informal de Bourbon al tiempo que leía el ejemplar de marzo de Stereophile, llegué a la conclusión de que iba a comprar un reproductor Astell & Kern y ya tenía los datos del distribuidor más cercano. Al día siguiente el período de introspección asociado a una resaca, me hizo reflexionar sobre las implicaciones de digitalizar música y mi entusiasmo se apagó. Al menos por el momento.

Postdata II Los Sonidos de Vacuus Finium

Ya en alguna ocasión he hablado sobre el prolífico y lamentablemente fallecido músico norteamericano Frank Zappa, de quien inclusive he recomendado algunas de sus grabaciones. Una de las figuras más enigmáticas e inteligentes del rock, Zappa es un compositor de peso completo quien extendió los límites del rock convencional, al tiempo que es uno de los guitarristas más notables de la historia. En su lado menos amable, en su búsqueda de probar los límites de la libertad de expresión grabó algunos temas con contenido tan escatológico que ruborizan a Harry Flynt y su Hustler Magazine.

La recomendación de hoy es la grabación "Läther" aparecida formalmente en 1996, pero que tiene toda una historia tras de sí. Hacia mediados de los años setenta, Zappa estaba viviendo una época de popularidad y aceptación comercial de su obra. De forma controversial, Zappa decidió lanzar una colección de 4 discos de larga duración, misma que fue rechazada tajantemente por su compañía discográfica. Eventualmente la música aparecería en diferentes grabaciones en los años subsecuentes.

Zappa entró en una agitada disputa con su compañía discográfica e inclusive transmitió la música de "Läther"de forma continua en una estación de radio de Los Ángeles. Como era de esperarse, Zappa se llevó la peor parte de la confrontación legal y estuvo sin grabar algunos años y eventualmente regresó a la escena musical con un sello propio, llamado Barking Pumpkin Records, con un éxito comercial bastante mediano. Hasta su muerte su principal fuente de ingreso fueron sus presentaciones en directo.

Después de su fallecimiento, sus herederos han trabajado por mantener vigente el catálogo de Zappa y eventualmente "Läther" fue publicado como había sido diseñado originalmente. Es un catálogo completo de lo mejor y lo más cuestionable de Zappa, lo primero excediendo a lo segundo. En resumen es un músico cuya obra será estudiada en las próximas generaciones. Está disponible en iTunes.

0 comments:

Publicar un comentario