Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

viernes, 23 de noviembre de 2012

La grandeza y el futuro no se compran

Vacuus Finium se extiende a Twitter, para comentarios espontáneos durante el día, me pueden seguir en @vacuusfinium.


Siguen los comentarios alrededor del dramático anuncio de Hewlett-Packard (HP), al reconocer una pérdida de nueve billones de dólares en la fallida adquisición de la empresa de software Autonomy. En esta ocasión, el NY Times va más allá y especula que las dimensiones de esta catástrofe van a crear un "estado de alerta" entre las grandes corporaciones, y que va a pasar mucho tiempo antes que veamos adquisiciones gigantescas. Como es tradicional va a existir una sobre reacción y de pasar de un estado de euforia, los grandes directivos van a pecar de cautelosos.

Si este fuera el resultado, en mi opinión el sacrificio de HP habría servido para algo, pero lamentablemente creo que la cautela va a ser un efecto temporal, y más temprano que tarde alguna corporación va a regresar a las andadas, y los motivos son muchos:

  • Las presiones de los inversionistas solicitando grandes crecimientos de utilidades, obligan muchas veces a tomar decisiones dramáticas.
  • Existe toda una industria, entre banqueros de inversión (asociados a analistas que presionan con sus reportes), consultores, abogados y valuadores que ejercen mucha presión mediática. Como prueba, la fallida inversión de HP generó pagos a diferentes organizaciones por la friolera de 68 millones de dólares. Estos grandes pagos están ligados al monto de la transacción, por lo que ninguno de estos agentes tiene estímulos para recomendar mesura a sus clientes. Ninguno de los involucrados en el caso de HP ha mencionado la intención de regresar sus honorarios.
  • En realidad un uso juicioso de una política de adquisiciones, es una herramienta formidable para construir una ventaja competitiva, aunque la palabra clave es "juicioso". Algunas organizaciones como IBM, Cisco, Oracle (hasta antes de Sun) y Google ( hasta antes del desliz de Motorola) han obtenido formidables resultados.
  • No hay que olvidar que el ego de los participantes en este tipo de operaciones se encuentre muy desarrollado, por lo que es muy fácil que piensen que "esta vez será diferente".

El NY Times va más allá y lista una serie de adquisiciones fallidas para reforzar su punto:

  • Microsoft y los 8.5 billones de dólares que pagó por Skype, unidos con los 6 billones que pagó por una empresa de publicidad en línea.
  • HP es un caso verdaderamente de estudio, no se puede encontrar una sola adquisición que le haya funcionado.
  • Google hasta el momento no ha demostrado que va a hacer con Motorola, adquirida por la bicoca de 12 billones de dólares.

En realidad las adquisiciones son necesarias para las compañías que se encuentran en un ambiente competitivo. Simplemente es imposible que alguna organización pueda hacer toda la innovación en todas las áreas todo el tiempo. Algunas reflexiones:

  • En realidad las malas adquisiciones son aquellas en las que se está comprando un milagro, algo que supuestamente cambia la estructura del mercado de la noche a la mañana. Y cualquiera de los casos mencionados anteriormente sirve para demostrarlo:


  1. HP pensó que se convertiría en una potencia en el mercado de software de análisis de datos en una sola operación.
  2. Microsoft pensó que podía competir con Google de forma instantánea por el mercado publicitario de Internet. ¿Se imaginan si hubieran pagado 45 billones de dólares por Yahoo?


  • Las  "adquisiciones milagro" nacen con muy altas expectativas, ya que el comprador desea obtener un retorno a su cuantiosa inversión. Típicamente la asimilación cultural suele ser traumática y los primeros en abandonar la nave, son los empleados más brillantes del adquirido. En algunos casos, el comprador llega con la intención de hacer una limpieza total del adquirido.
  • Las grandes adquisiciones también son una salida aparentemente fácil, para las grandes organizaciones que por su gran masa se han hecho estáticas y poco ágiles. Definitivamente la tentación de comprar algo ya terminado es muy grande. La clave está en el precio de la adquisición.
  • La salida fácil de las adquisiciones también tiende a paralizar la cultura interna de innovación, siempre son mejores los atajos. En el caso particular de HP, Mark Hurd, antecesor de Leo "el breve" Apotheker, tenía una política muy clara de adquisiciones y realizó al menos una cada año de su gestión. De forma simultánea recortó el presupuesto de investigación de los HP Labs más allá de cualquier criterio racional. Apotheker mató a HP con la compra de Autonomy, pero sin duda las primeras puñaladas las dio Mark Hurd. Ambos deberían ser juzgados, pero lamentablemente no hay marco legal para esto. Sus malas decisiones estuvieron movidas por la codicia y el ansia de gloria inmediata.
  • Por el contrario las adquisiciones que con el tiempo han demostrado ser exitosas son aquellas que son planeadas como parte de una visión estratégica de la empresa y sirven como complemento a líneas muy claras de trabajo. Me parece que el mejor caso es IBM:


  1. Como parte de su reorganización en la década de los noventa, decidieron convertirse en una empresa que vendería soluciones completas para problemas de negocio de sus clientes. Así:
  2. Compraron a la consultora Price Waterhouse, y adquirieron una formidable talento para relacionarse con los altos directivos.
  3. Durante mucho tiempo IBM se dedicó a formar un portafolio de soluciones de software y adquirió compañías completas en los casos que fue necesario. No hubo ninguna adquisición rocambolesca y con total calma IBM consiguió su objetivo. Hoy IBM ofrece soluciones de software para casi cualquier problema de negocio, y para definir la solución cuenta con el talento de los consultores que llegaron con Price.


  • En honor a la verdad Larry Ellison, mi villano favorito, al frente de Oracle no ha hecho un mal trabajo. Decidió que el futuro de Oracle estaba más allá de ser el proveedor de la solución de manejador de base de datos, y de forma similar se dedicó a adquirir de forma sistemática compañías que le ayudaban a materializar su versión. Hoy en día, Oracle ofrece "marcos de solución" para múltiples industrias, y hay algunos que hasta funcionan. 

Si hay alguna lección que aprender de la caída de HP, y en lo personal creo que de esta no se levantan, es que no hay forma de comprar el futuro en una sola transacción y que no hay forma de sustituir una visión estratégica con una gran chequera. Pero no hay de que preocuparse, habrá muchas futuras grandes compras por otros actores, ya que esa vez "todo será diferente", aunque al final no lo sea.

Postadata I Los sonidos de Vacuus Finium

En el verano del glorioso año de Nuestro Señor de 1981, recibí un regalo en efectivo por parte de mis padres como un estímulo a mis buenas calificaciones al final del tercer año de secundaria. Evidentemente lo primero que hice fue ir corriendo a una tienda de discos, de vinyl obviamente, a gastarme el premio y mis ahorros de la forma más rápida posible.

Siguiendo un criterio que me ha acompañado desde siempre, decidí comprar algo por corazonada y no siguiendo los criterios comunes de la época ( si hubiera imitado a mis compañeros, hoy estaría escribiendo sobre Journey). De esta forma conocí a Peter Gabriel, ya que la portada de su  tercer disco, en la que lo mostraba derritiéndose, era muy atractiva. La música todavía era mejor, simplemente no sonaba a nada de lo que se transmitía por la radio, como muestra en este disco Peter Gabriel decidió eliminar los platillos de la batería y complementar a la batería sin platillos con percusión electrónica, algo totalmente vanguardista en esa época. Treinta años después es uno de mis discos predilectos.

La recomendación de hoy, muy conocida pero es para satisfacer a aquellos amables lectores que ya  protestaron por un "exceso de jazz", es la edición conmemorativa del disco "So" de Peter Gabriel, lanzado en 1986 y que convirtió al músico inglés en una estrella de alcances globales.

Las "ediciones conmemorativas" son un medio ingenioso que han encontrado las compañías discográficas para explotar a sus clientes ya establecidos, ante la dificultad de conseguir clientes entre las nuevas generaciones. La idea es simple, toman un disco exitoso, en algunos casos hacen una nueva masterización y agregan música adicional, típicamente grabaciones en directo. Odio la forman en que nos explotan, pero los Vacuus Finium HQ están llenos de grabaciones conmemorativas, simplemente no las puedo resistir. Malditos nos tienen bien atrapados.

En el caso particular de "So", el material adicional, una grabación en directo realizada en Atenas en 1987,  es un gran hallazgo y me atrevo a calificarlo de joya perdida. El concierto utiliza en su mayoría material de Gabriel anterior a "So", aunque evidentemente promociona su música más reciente. Muestra al músico inglés en un momento de transición y es muy fácil entender como se convirtió en un artista con alcances globales. La música es orgánica, intensa e impecablemente ejecutada con pasión durante todo el concierto, por un grupo de músicos de primer nivel. Así como he dicho que el gran jazz tiene swing, improvisación y fraseo, el mejor rock tiene "brain and balls", y en este caso sobran ambos elementos.

Existe una "versión conmemorativa de ultra lujo" que incluye adicionalmente los discos DVD del concierto ( no la he conseguido), pero ya la traigo en la mira. Sería mi cuarta copia de "So" al unise al  vinyl (primera edición de 1986), cd remasterizado en las ediciones de 2003, y la versión conmemorativa en disco compacto. Insisto, malditos nos tienen bien atrapados.

0 comments:

Publicar un comentario