Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

sábado, 11 de mayo de 2013

Historias de tiempos canallas en el año del hacker


Vacuus Finium se extiende a Twitter, para comentarios espontáneos durante el día, me pueden seguir en @vacuusfinium.

En un fin de semana as difícil tratar de escribir una nota sobre el desarrollo del mundo de la tecnología sin caer en la tentación de hacer una retrospectiva de los días previos. Al hacer el ejercicio en la semana que termina, es imposible, no caer en la tentación y percibir que al escribir sobre el mundo de la tecnología nos estamos acercando a narrar historias más cercanas a la novela negra, otro de mis géneros literarios favoritos. ¿Qué fue lo sobresaliente en la semana ?


  • Para iniciar la semana, se hizo disponible una serie de archivos digitales con toda la información necesaria para producir una pistola en una impresora 3D. Esta tecnología, de la que debo un reporte a la brevedad posible, no es otra cosa que la unión de técnicas muy avanzadas de robótica, control numérico e inyección de plástico, para la fabricación automatizada y de alta precisión de materiales industriales. Simplemente este hecho es la pesadilla de cualquier agencia encargada de la seguridad en cualquier sociedad.
  • El debate entre Estados Unidos y China sobre el robo de propiedad intelectual y piratería informática, al trascender indicios que diferentes organizaciones dedicadas al desarrollo de armamento avanzado han sido atacadas, con éxito, por piratas informáticas. Con el aplomo acostumbrado, el gobierno chino se hizo el ofendido y fue muy claro al decir que Estados Unidos es el rey universal de la piratería informática. Evidentemente la técnica de gritar "al ladrón, al ladrón", es universal.
  • Finalmente, los encabezados se los llevó una organización criminal, que pudo realizar un robo masivo de 45 millones de dólares, violando la seguridad de cajeros automáticos en más de una docena de países.


Algunas reflexiones:


  • La impresión en 3D, es una de las tecnologías más promisorias y disruptivas que existen actualmente, ya que tiene el potencial de cambiar la forma en que se fabrican elementos físicos tradicionales, y eventualmente puede desaparecer las fábricas como las conocemos desde la Revolución Industrial.
  • Esta tecnología lleva ya varios años en desarrollo, y ya estamos muy cerca de que se pueda convertir en una tecnología masiva y fácilmente disponible. La impresora necesaria para fabricar las pistolas referidas cuesta aproximadamente ocho mil dólares, lo cual ya la pone al alcance del hombre común y corriente y completamente dentro del presupuesto del crimen organizado.
  • La tecnología de impresión 3D, tiene muchos matices éticos, que van desde el potencial de acabar con la manufactura como la conocemos hasta, como lo demuestra el ejemplo de hoy, facilitar la fabricación de armamento por cualquier individuo.
  • Aunque supuestamente el archivo de control para fabricar pistolas ya no se puede conseguir tan fácilmente en Internet, todo indica que tuvo algunos cientos de miles de descargas. Esto quiere decir que, de la noche a la mañana, tenemos varios nuevos fabricantes de armamento, sin registro ni detección de las autoridades. ¿Existe peor escenario para cualquier agencia de seguridad? Me imagino que también los prósperos traficantes de armamento han de estar de un humor de perros, ya que simplemente les ha surgido un competidor formidable de la noche a la mañana. ¿Qué necesidad hay de arriesgarse a cruzar alguna oscura frontera por puntos inhóspitos, si se puede hacer una descarga de un archivo y fabricar en la comodidad del hogar?
  • Al mismo tiempo la impresión 3D, crea nuevos retos para la protección de la propiedad intelectual y la forma en que se protege al interior de las organizaciones. Hoy en día copiar un equipo, como tan bien los saben hacer en China, requiere mucho esfuerzo y paciencia, y aún así las copias rara vez se parecen al original. Si una organización criminal puede robar el archivo de impresión 3D original, simplemente desaparecen estas diferencias y no va a existir la forma de distinguir entre el original y una copia. 
  • Y si damos crédito a al menos una parte de las acusaciones que hace Estados Unidos a China, hay motivos para estar mi preocupados. Si los laboratorios que desarrollan tecnología secreta no se pueden defender, ¿qué podemos esperar los mortales?
  • Este estado de indefensión quedó de manifiesto en el muy publicitado robo a cajeros automáticos. Un día de la semana era la principal noticia en las ediciones electrónicas de los principales diarios del mundo. Simplemente una organización altamente sofisticada pudo robar información sobre tarjetas de débito a los principales operadores del mundo, y orquestar un retiro masivo en un intervalo de tiempo muy corto. Todo ello se hizo con un buen conocimiento del funcionamiento de los sistemas internos de los bancos. Por cierto, para darle mayor tono dramático, el aparente responsable fue encontrado muerto en República Dominicana. 
  • Aunque este hecho dista de ser el "Pearl Harbor informático", del que he hablado, ya existen varias alarmas a nivel internacional, entre las diferentes agencias de seguridad a nivel mundial. La cruda realidad es que la legislación, acuerdos de cooperación entre agencias y la estructura de las mismas no están al nivel de los desafíos planteados.
  • De hecho, es tal el nivel de alarma que existe a nivel de agencias de seguridad, que ya hay algunos expertos en teorías de la conspiración, que creen que todo es un esfuerzo organizado en el aparato industrial-militar, para crear al siguiente "gran enemigo", que justifique un gasto billonario en defensa.


Sin duda el mundo se ha hecho un lugar peligroso, y hoy en día podemos hablar de una escena internacional, en la que los fabricantes de armamentos trafican con secretos que permiten la fabricación de sus dispositivos, aún bajo la nariz de las agencias de seguridad que están muy preocupadas en proteger a la industria financiera de sofisticados robos electrónicos que no requieren de un solo tiro, y no hay secreto industrial seguro de ojos indiscretos. ¿Guión de una mala película? No, solo el estado actual de las cosas, y bienvenidos a 2013, año del hacker.

Postdata I Los sonidos de Vacuus Finium

La recomendación para el fin de semana es la grabación de 2013, "Money Jungle: Provocative in Blue", de la baterista Terry Lyne Carrington. Carrington en este trabajo, ofrece un homenaje a la grabación de 1962 del mismo nombre, realizada por un trío de leyendas del jazz: Duke Ellington, Charles Mingus y Max Roach.

La grabación de 1962, es uno de los hitos de la historia del jazz grabado, ya que la insospechada cooperación entre músicos de diferentes épocas y personalidades, en una sesión considerada "imposible", produjo una obra atemporal y realmente legendaria. La primera vez que escuché "Money Jungle", fue literalmente en una reunión en la casa de "un amigo de un primo", y todavía lo recuerdo, ya que mis oídos no daban crédito a lo que escuchaba. Pocas veces he tenido la urgencia de comprar un disco, como esa vez.

Cincuenta años después, Carrington evita el camino fácil de hacer un "tributo"nota por nota y toma la esencia de esa sesión para recrear ese espíritu al frente de un grupo variado de músicos, para ofrecer una de las mejores grabaciones en lo que va del año. Solo la grabación de  1962 está disponible en iTunes, pero vale la pena conseguir la grabación de 2013, y escuchar ambas de un tirón.

0 comments:

Publicar un comentario