Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

martes, 21 de mayo de 2013

Íconos de la tecnología: el linchamiento que viene

Vacuus Finium se extiende a Twitter, para comentarios espontáneos durante el día, me pueden seguir en @vacuusfinium.

La noticia se ve terrible en los titulares de la prensa: "Apple evade el pago de billones de dólares al fisco norteamericano".  Tal bellaquería merece acción inmediata, y pronto recibí notas de amigos y lectores de este blog para atraer mi atención al tema, al tiempo que el Congreso de los Estados Unidos citaba al CEO de Apple a una audiencia. Los congresistas estaban indignados y lo menos que esperaban era una explicación de Tim Cook sobre la sofisticada estructura creada por Apple, para minimizar (que no evadir) su carga fiscal. A estos conocidos derrochadores del dinero ajeno, tanta austeridad los tiene en un estado de peligrosa ansiedad.

Lástima que la realidad es menos atractiva que los titulares de prensa:

  • Es cierto que Apple tiene una sofisticada estructura de transferencia de recursos entre subsidiarias, diseñado para minimizar su carga fiscal total. Toda la estructura es perfectamente legal.
  • La obligación de una empresa es proporcionar el mayor retorno a sus inversionistas, dentro de los cauces legales por supuesto. La conducta de Apple, es irreprochable.
  • Más allá de la furia oratoria de los congresistas, que en realidad se limitó a los titulares de prensa, la comparecencia de Cook, fue totalmente suave y meliflua. La nota la dio el Senador John McCain, que aprovechó la oportunidad para quejarse que que tiene que dedicar mucho tiempo a actualizar las aplicaciones de su iPhone. Prioridades son prioridades.
  • En el trasfondo de la comparecencia de Cook, en realidad se encuentran dos asuntos de política interna norteamericana:


  1. La disputa entre republicanos y demócratas por cambiar la estructura fiscal de ese país.
  2. La presión que están haciendo las grandes corporaciones norteamericanas para obtener una "amnistía fiscal", que les permita repatriar el "millón de millón de dólares", que tienen fuera de Estados Unidos. En buen castellano, no quieren pagar impuestos sobre esta exorbitante cantidad. Apple no es el único que utiliza estos mecanismos financieros.


  • Sin embargo esta noticia, tomada fuera de contexto, sin duda enciende la sangre de políticos y ciudadanos de países que están viviendo severos regímenes de austeridad. Es muy tentador exigirle una solución a Apple o Google de los problemas nacionales. Lástima que esta sea una salida falsa.
  • En realidad, esta situación muestra que la estructura antigua de cobro de impuestos, es insuficiente en un esquema de economía global interconectada. 
  • También de forma cruda pero real, las grandes corporaciones tienen mayor poder que algunos gobiernos. Como muestra un botón: la tesorería de Apple es más líquida que el Tesoro de los Estados Unidos. Ouch
  • No se deben descartar que de la desesperación, alguna de estas estructuras traten de imponerse y busquen capturar parte de los ingresos de Apple, o otras corporaciones, vía cambios legales. No se los recomiendo, ya que se pudieran llevar un gran desengaño. ¿Alguien se imagina un gobierno derrocado porque Apple se rehusa a vender sus iPhones en ese país? No es tan descabellado como suena.
  • Como ejemplo de que tan fuera de lugar es la concepción antigua de impuestos, está la última noticia de Francia, en donde se está considerando un impuesto de 1% a los teléfonos inteligentes y tablets, para entregarlos a los creadores de contenido en lengua francesa. ¿En serio creen que va a servir?
Sin embargo, me parece que el mensaje captado por la prensa, es terrible y eventualmente va a lastimar a Apple y su marca. En este momento, me parece que se puede percibir en el mundo, un ambiente de desesperación económica, y el deseo de encontrar algunos chivos expiatorios. Sin duda a Apple no le ayuda su reputación de marca aspiracional excluyente, unida a los escándalos por las condiciones laborales de sus principales subcontratistas en Asia, que le cuelguen el mote de "evasor fiscal".

Tres de los principales libros de negocios aparecidos en 2013 sirven para reforzar este ambiente de divorcio entre empresas, tecnología y sociedad. La exclusión social, ya es un tema dominante en las discusiones públicas en todo el mundo y la verdad no hay muchos elementos para ser optimistas.

El primer libro es "Plutocrats: The Rise of the New Global Super Rich and the Fall of Everyone Else"de Chrystia Freeland. El libro habla de un sistema de exclusión global, en el que los cambios tecnológicos y la existencia de sistemas políticos cerrados han permitido la aparición de una élite global, el famoso 1%. Aunque no lo parezca, el libro es un proponente de la existencia de mercados verdaderamente abiertos y competitivos y da ejemplos históricos de como la concentración de la riqueza contribuyó al derrumbe de imperios económicos. 

En complemento está el libro, de muy reciente aparición ( todavía no lo termino), "Who owns the future", del distinguido tecnólogo y futurista Jaron Lanier, habla sobre el impacto de los cambios por la tecnología digital y de comunicaciones en la economía. Uno de sus argumentos centrales, aunque no el único, es que la economía digital desaparece más puestos de trabajo de los que crea inmediatamente. Usa como ejemplo el caso de la empresa Kodak, que en su apogeo llego a tener 140,000 empleados, en contraste de los 13 empleados que hoy en día tiene Instagram. 

Repito, no he terminado el libro y me parece que sus argumentos son profundos. No obstante la prensa popular, ha estado circulando su reseña con el título de "Cómo Internet destruye a la clase media". Ya comentaré el libro cuando lo termine, pero el tono en general es melancólico y pesimista. Lanier es un pionero de la tecnología digital, y en su momento llegó a ser la máxima autoridad sobre realidad virtual.

Finalmente, Eric Schmidt, Presidente del Consejo de Administración de Google, presenta su libro "The New Digital Age", escrito en colaboración con Jared Cohen. Los argumentos son sencillos pero profundos: el mundo como lo conocíamos ya no existe, y hay que ajustar las estructuras sociales, económicas e inclusive geopolíticas para enfrentar este hecho. Este libro también es de reciente aparición y lo estoy leyendo al mismo tiempo que el de Lanier. Sin duda amo Kindle, aunque contribuye mucho a la dispersión de mi atención.

Algunas reflexiones:

  • Fragmentos y simplificaciones de los tres libros han aparecido en la prensa popular, por lo que muchas de las ideas fuera de contexto ya están flotando en el ambiente.
  • ¿Qué piensa un servidor público norteamericano, que ha sido víctima de la austeridad presupuestaria de ese país, cuando lee en la prensa que Apple evade impuestos? Simplemente va a pensar que esa plutocracia global está abusando de su buena fe. Si es un ex-trabajador del sistema postal, seguramente va a coincidir plenamente con la idea de que Internet destruye trabajos de clase media.
  • ¿Mejora el estado de ánimo cuando este trabajador escucha en las noticias que Yahoo va a pagar un billón de dólares para adquirir una empresa, que no fabrica nada, y solo sirve para  intercambiar mensajes? ¿Hay forma de sacarle de la cabeza que ese dinero proviene de impuestos no pagados? Aquí la verdad dejó de ser factor desde hace mucho.
  • ¿Cuántos políticos oportunistas van a buscar sus quince minutos de fama, tratando de obligar a las "arrogantes compañías tecnológicas" a "hacer lo correcto"? Google fue llamado "inmoral" en la Cámara de los Comunes en Inglaterra. Y me temo que esto apenas empieza.
  • Hay otro ejemplo, de un futuro preocupante. Google ofrece un servicio de transporte gratuito, con autobuses cómodos con aire acondicionado e Internet, para sus trabajadores que viven en San Francisco. Los muy afluentes trabajadores de Google, han empezado a poblar San Francisco y han ocasionado un aumento en el precio de la renta de viviendas. Hace un par de semanas hubo una protesta, en la que se quemaron reproducciones de cartón de los camiones de Google. ¿Caso aislado o imagen del futuro que viene?


Sin duda, el futuro ya no es lo que solía ser, y el cambio tecnológico es más profundo y de difícil asimilación de lo que se pensaba. Inclusive es fácil pensar que vivimos en un futuro distópico, sin embargo las estrategias fiscales de Apple y similares, son a lo más un síntoma y de ninguna manera la enfermedad.

Postdata I Los Sonidos de Vacuus Finium

La recomendación de hoy, atípica para lo acostumbrado por estos lugares, es la grabación de 2011 "Rise Again", colaboración entre el músico jamaiquino Lee "Scratch" Perry y el productor y contrabajista norteamericano Bill Laswell. 

Perry es un legendario músico jamaiquino, productor de celebridades y uno de los creadores de la especialidad "dub". El concepto del "dub" es sencillo: se toman únicamente las pistas instrumentales de una grabación, y se agregan ritmos o instrumentos melódicos adicionales. El "dub" nace como respuesta de los productores de esta isla para reducir los costos de crear una grabación, ya que utilizaban la misma composición dos veces, y también para facilitar el trabajo de los pincha discos en fiestas populares, ya que la versión dub, permitía largas secuencias ininterrumpidas. 

La repetición es la base del "dub" y por tanto puede resultar tedioso, en lo personal no aguanto más de una hora de este tipo de música. Sin embargo la recomendación de hoy, es una muestra impresionante del potencial de esta música, ya que el productor Laswell, reconocido aventurero musical, consigue un grupo estelar de músicos, que trabajan de forma brillante alrededor de los conceptos rítmicos de Perry. Aunque para algunos puristas, esta grabación puede sonar como una versión adulterada del producto verdadero, en mi opinión es una de las mejores muestras de "dub" que existen y extiende los alcances del género. Está disponible en iTunes, y casualmente dura 48 minutos.

El domingo estaba leyendo el diario El País, y su apreciado columnista musical Diego Manrique compartió un artículo que había escrito en 1978 sobre el "dub", y de ahí me acordé que alguna vez compré este disco. Para los interesados en profundizar, esta liga tiene el artículo mencionado.

0 comments:

Publicar un comentario