Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

viernes, 5 de octubre de 2012

HP: El verdadero problema fue haber perdido el espíritu

Vacuus Finium se extiende a Twitter, para comentarios espontáneos durante el día, me pueden seguir en @vacuusfinium.

Curiosa conjunción de eventos para terminar la semana:

  1. Se cumple el primer aniversario del fallecimiento de Steve Jobs
  2. Facebook alcanza la cifra de un billón de usuarios (sigan la liga, chistorete garantizado)
  3. Un análisis de Wall Street indica que el verdadero valor de la acción de HP es de menos dos dólares (sin error tipográfico).

Mi primera intención era dedicar la nota de hoy a mencionar el magno evento de Facebook, aunque la noticia de HP no dejaba de darme vueltas en la cabeza. En busca de la elusiva inspiración estaba revisando algunas notas conmemorativas sobre Jobs, cuando me topé con una colección de algunas de sus frases célebres. Hubo una frase de Jobs sobre la computadora PCJr de IBM, que me parece explica muy bien la decadencia de HP. Ya habrá tiempo para hablar de la banda de Zuckerberg.

En 1985 Steve Jobs dio una muy comentada entrevista a la revista Playboy, de hecho es una de las fuentes más socorridas para sus frases célebres. En el transcurso de la misma se refirió a que "La PC Jr mostraba que IBM no tenía orgullo en sus productos".  La frase es difícil de entender hoy en día, pero en su tiempo era casi una herejía. Algo de contexto:

En 1985 IBM seguía siendo el indiscutible líder en la tecnología de computación y el lanzamiento de su computadora personal unos años antes era un éxito total. Hoy en día tal vez cueste trabajo imaginarlo, pero en su día era una compañía icónica y un referente obligado de la supremacía norteamericana. Que un hippie rehabilitado dijera que carecía de orgullo para hacer sus productos, era incendiario. Pero en realidad pocos entendieron ese concepto de "orgullo en los productos". Las corporaciones imponían, los consumidores acatábamos.

Aunque la computadora personal IBM fue un éxito en el mundo corporativo, había creado de la noche a la mañana un millar de competidores, las famosas clones. La dificultad de ingresar al mundo corporativo había orillado a estos fabricantes a buscar espacios entre los consumidores domésticos, y habían ido ganando terreno y participación de mercado.

La IBM PC Jr, era el supuesto manotazo en la mesa del gigante, en busca de poner order en un mercado naciente. La realidad fue muy diferente, IBM presentó un diseño recortado de un computadora para el mundo de los negocios. Parecía más un prototipo fallido, que un producto icónico y para muestra un botón: por un mecanismo mental desconocido se decidió que la IBM PC Jr tuviera un teclado de 62 teclas (21 menos que el normal) con conexión infrarroja. En esa época todos los programas hacían uso extensivo del teclado, por lo que para efectos prácticos la IBM PC Jr, no servía para el software más popular. Merecidamente fue retirada del mercado en menos de un año.

Con este contexto creo que se puede entender la intención de Steve Jobs. La IBM PC Jr nació con muchas limitaciones, sin intención de asombrar al consumidor, más bien la intención era confundirlo. Mientras revisaba las notas, me imaginaba a los ingenieros de IBM recibiendo "sugerencias" de sus contadores y mercadólogos para mutilar el producto resultante, y lo peor de todo me los imaginé aceptando las órdenes sumisamente, ya que al final solo era otro trabajo. Todos pensaron que la marca les otorgaba un manto de infalibilidad. Grandes sorpresas te da la vida, ya que quince años después IBM se vio forzada a abandonar un mercado que había contribuido a crear.

Muchos años después, es relativamente fácil encontrar a personas que trabajaron en la creación de las primeras computadora Apple, para reclamar parte de la gloria. Aquellos que trabajaron en la IBM PC Jr han preferido vivir a la chita callando, manteniendo un incógnito riguroso. ¿Por qué será?

En esa época, Hewlett-Packard era el lugar de los dispositivos milagrosos, asombrando al mundo con ingeniería de altos vuelos. Ya he hablado que en 1968 una calculadora para operaciones de ingeniería complicadas, ocupada la mitad de un escritorio normal. Evidentemente pensar que tal dispositivo podía ser comprimido para ser colocado en el bolsillo de una camisa, era un sueño de opio. HP lo construyó así como múltiples dispositivos que se convirtieron en entrañables para sus propietarios. HP fue pionero de las computadoras de bolsillo, que eventualmente desaparecieron.

La línea de computadoras HP 3000 fue una alternativa para múltiples compañías que no podían pagar los sistemas 34 y 36 de IBM. En lo personal, supe de un caso en el que una compañía aceptó a retirar su HP 3000, que ya había terminado su ciclo de vida, hasta que hizo una exhaustiva investigación sobre la imposibilidad de seguirlo utilizando. Tenían cara de funeral.

Regresando a la época de la IBM PC Jr, HP ingresó al mercado de computadoras personales, pero esa incursión inicial fue realizada con productos con gran personalidad. La legendaria línea Vectra se distinguía en el mercado y como olvidar la HP 150, que tenía una pantalla táctil y los primeros lectores de discos flexibles 3.5 pulgadas, cuando la norma en la época era 5.25 pulgadas. Estamos hablando de 1985 por lo que existía una época en la que HP no le tenía miedo a la innovación.  Glorioso año, HP era la aguja en el pajar.

Y existía un factor que asombraba al consumidor. En realidad mi poder adquisitivo de la época hacia que una HP 150 no pudiera ser más que un oscuro objeto del deseo. Tan pronto mejoró mi poder adquisitivo compré computadoras personales HP hasta que mi paciencia llegó a sus límites. HP se convirtió en el pajar.

Regresando a la época actual, el fin de semana pasado estuve en una importante tienda departamental de la ciudad de México, y pasé cerca del área dedicada a la tecnología. Tanto Dell como HP tenían espacios separados, pero en realidad era lo mismo. Varios metros cuadrados dedicados a un conjunto de productos indistinguibles, que daban una impresión de ser baratos ( estas compañías adoran el plástico, me imagino que se debe a que es el material de su espíritu). En realidad no aceptaría nada de lo mostrado ni regalado.

En algún momento HP perdió esa búsqueda de impresionar al consumidor y buscar su personalidad propia. Productos con innovaciones como la HP 150 se fueron haciendo cada vez menos frecuentes, hasta que simplemente desaparecieron. Y súbitamente, HP pasó a ser un fabricante más.

También esta pérdida de personalidad se nota en la pérdida de enfoque en las líneas de productos, simplemente son increíblemente complejas. Hoy en día hay dos mil cien ( verifiqué la cifra) modelos diferentes de impresoras HP en el mundo. No hay forma de administrar esa complejidad, que nace con la intención de explotar muchos nichos de mercado, pero la realidad los contradice. Un consumidor confundido se lleva su dinero a mejores ambientes.

Simplemente HP pensó que el peso de su leyenda y la marca le servirían como único diferenciador en el mercado y se están llevando una lección muy amarga. Regresando al análisis que muestra que HP no tiene en realidad valor como empresa, se encontró que en los libros contables de HP existe un activo denominado "Goodwill"(buena voluntad), valuado en 36 billones de dólares.

Esta "buena voluntad" justamente se refiere a una valuación totalmente arbitraria de un agregado económico por la marca. Si se varía ese activo, el valor en libros de HP cambia radicalmente y es por eso que se deduce que su valor es negativo. Simplemente hoy HP vive del aire, ya que su valor como empresa depende de un intangible  que es su nombre y reputación. Factores que dicho sea de paso, no están viviendo sus mejores días y que también fueron atacados por sus anteriores directivos.

Como comenté, ya existen inversionistas que están analizando el mecanismo y el momento de descuartizar a HP. La operación se haría haciendo una compra de todas las acciones de HP en el mercado y retirándola de los mercados bursátiles. No es fácil, ya que sería la mayor operación de este tipo de toda la historia, pero definitivamente no es imposible, la avaricia mueve montañas. General Motors y Chrysler, entre otras, ya han recorrido este camino. De hecho ya hay un objetivo: en el momento que la acción de HP llegue a 10 dólares (hoy en día está alrededor de 14 dólares) se va a formar una larga fila de buitres, buscando su parte. HP está a dos malos anuncios de llegar al quirófano y sin anestesia.

El reto de Meg Whitman es formidable, ya que tiene que recuperar el espíritu innovador que alguna vez tuvo HP, en medio de circunstancias financieras completamente adversas. Puede generar muchas simpatías, pero pocas apuestas a su favor.

Postdata I Los sonidos de Vacuus Finium

Los elementos esenciales del buen jazz son: swing, fraseo e improvisación. También se dice que sus mejores ejecutantes los utilizan todos en la misma interpretación y la recomendación de hoy los presenta en abundancia.

En el disco "Conversation", el lamentablemente fallecido pianista francés Michel Petrucciani toca a duo con su padre el guitarrista Tony en un grabación en directo en Lyon en el año de 1992.  Michel Petrucciani tenía una enfermedad genética en los huesos que le impidió crecer y que al mismo tiempo le produjo debilidad pulmonar. En esta sesión toma el liderazgo y la comunicación con su padre es casi telepática y la empatía entre padre e hijo alcanza momentos que son conmovedores.

0 comments:

Publicar un comentario