Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

sábado, 17 de marzo de 2012

En el caso de la Enciclopedia Británica, Wikipedia no tiene la culpa

Vacuus Finium se extiende a Twitter, para comentarios espontáneos durante el día, me pueden seguir en @vacuusfinium.


"Ante todo, la famosa Encyclopédie publicada entre 1751 y 1765, fue un libro concebido como medio para despertar la conciencia politica a la vez que para transmitir para información. La publicación de la Enciclopedia fue un acontecimiento histórico fundamental en el dominio de la comunicación. Solo los ricos pudieron permitirse comprarla, pero luego se hicieron ediciones más baratas y mucha gente pudo consultar la obra en bibliotecas públicas"

Tomado de "De Gutenberg a Internet, una historia social de los medios de comunicación"de Asa Briggs y Peter Burke

"El descenso y caída de la Enciclopedia Británica es más que una parábola acerca de los peligros de la complacencia, más bien es un ejemplo de la nueva economía de la información: como la emergente capacidad tecnológica para compartir y usar información puede transformar las definiciones de negocio, industria y ventaja competitiva. Ilustra como las industrias más estables, los modelos de negocio más enfocados y las marcas más poderosas pueden ser pulverizadas por la nueva tecnología de la información"

Tomado de "Blown to bits: How the new economics of information transforms strategy"de Philips Evans y Thomas Wurster escrito en el año 2000

Una noticia de esta semana fue el anuncio del fin de la edición empresa de la Enciclopedia Británica después de 244 años de existencia. Este evento en realidad era largamente esperado, de hecho yo pensé que ya no se imprimía, y ha servido para lamentos de los bibliófilos, sesudas advertencias de analistas confundidos que culpan a Wikipedia,  e interesantes recuerdos de escritores que crecieron con una colección en casa. Pocos medios le dieron difusión al hecho que la compañía editora de la Enciclopedia Británica tiene un próspero negocio en línea y que las ventas de la edición impresa representaban aproximadamente el 1% de los ingresos, por lo que en realidad todas las lágrimas vertidas son de cocodrilo, ya que muy pocos de los que lloran pensaron en comprar una edición impresa. Algunas reflexiones:

  • La edición impresa de la Enciclopedia Británica tenía ya 20 años sufriendo un descenso de ventas, principalmente por la aparición de enciclopedias en CD-ROM, sin calidad pero precio muy bajo. El monopolista Microsoft regalaba su enciclopedia Encarta con las ediciones de Windows de esos años, me imagino que para silenciar su conciencia ante la inusual tortura a la que sometían a los usuarios.
  • En un libro aparecido en el año 2000, ya se utilizaba a la Enciclopedia Británica como un caso de estudio de la transformación de los mercados por la mejora en las tecnologías para compartir información. El muy estimable "Blown to Bits" de Philip Evans y Thomas Wurster lo utiliza en su primer capítulo titulado  "Una historia de advertencia".
  • En honor a la verdad la historia de la Enciclopedia Británica es un buen ejemplo de un modelo de negocio presionado por un cambio de paradigma tecnológico. Aunque su fortaleza es producir un contenido de primer nivel, durante mucho tiempo estuvieron enamorados del medio de distribución ( el libro impreso) y atrapados por una fuerza de ventas que dependía de este medio físico para su subsistencia.
  • Finalmente la fortaleza de su contenido les permitió tomar las decisiones de negocio adecuadas: crear un modelo de distribución en Internet por suscripción, despedir a la totalidad de la fuerza de ventas en 2004 y ahora eliminar la decisión impresa. La suscripción para consultar la enciclopedia en línea cuesta 70 dólares anuales, por lo que con 1400 dólares que cuesta la edición impresa se pueden comprar 20 años de uso.
  • La fortaleza financiera del negocio electrónico sirve como evidencia para demostrar la inocencia de Wikipedia, ya que en realidad son productos complementarios y no necesariamente competidores directos.  La Enciclopedia Británica es un producto de muy alta calidad editorial, con artículos cuidadosamente escritos por comités expertos con páneles de evaluación. Aún así tienen algún error.
  • Por otra parte Wikipedia es un modelo abierto de colaboración, que en cierta forma busca funcionar en contra del modelo de la Enciclopedia Británica, ya que se utiliza un modelo de colaboración abierta, en el que se apela al control de la comunidad para conseguir calidad editorial. Dicho de forma directa: cualquier intrépido puede escribir enWikipedia y todos esperamos que la comunidad limpie sus errores. No niego la utilidad de Wikipedia, pero su información tiene que tomarse con reserva. En mi mente Wikipedia sirve para tener información básica, pero si se busca información confiable, se tienen que usar otras fuentes.
  • Otra de las supuestas virtudes de Wikipedia es que se incluye información sobre cultura popular que difícilmente cumple con los criterios de un consejo editorial como el de la Enciclopedia Británica, o dicho de otra forma en Wikipedia puede haber mucha información sobre el efebo asexuado Justin Bieber, mientras que este no es un tema relevante para un medio serio.
  • Desde el punto de vista nostálgico, me uno al grupo que piensa que objetos hermosos como la versión encuadernada de la Enciclopedia Británica hacen falta en el mundo. Me gustan los libros electrónicos, pero no he dejado de comprar libros impresos. Más allá de la belleza de algunas ediciones impresas me parece que la serendipia que existe en una librería tradicional no es reproducible por el motor de búsqueda y recomendación de Amazon.
  • En mi opinión, el hecho más trascendente que muestra la desaparición de la edición impresa de la Enciclopedia Britanica, radica en la devaluación social que tiene el conocimiento. Como se puede leer en la cita al principio, hubo una época en que el conocimiento era subversivo y su difusión se consideraba el hecho revolucionario supremo, hoy en día tenemos tal abundancia y facilidad de acceso al conocimiento, que de alguna forma se ha dejado de valorar. Me gustó mucho un artículo en que la autora hacía reminiscencias sobre el valor que tenía en su familia la Enciclopedia Británica. Era un símbolo de riqueza, estatus y una promesa que la vida  de los hijos sería mejor que la de los padres. ¿ Cuándo alguien usa Wikipedia siente lo mismo? Con todo y que me gusta y aporto económicamente para su existencia, Wikipedia no me transmite ni estatus, ni riqueza ni promesa de nada.
  • Inclusive Wikipedia ha producido un efecto cultural difícil de explicar, las personas están aprendiendo menos ya que existe la excusa que "todo" está disponible en Wikipedia y "todo"se encuentra con Google. El autor Nicholas Carr hace una pregunta sin tapujos: ¿Acaso Google nos está haciendo estúpidos?
  • También queda en el ambiente la culpa que algunos grupos tradicionalistas arrojan sobre Internet, acerca de la destrucción cultural que están realizando. Esta misma semana se dio a conocer un discurso del editor de la legendaria revista Harpers en el que nada más para empezar llama a las empresas de Internet, "grupo de estafadores" y continúa con una reflexión del periodismo y la prensa . Tiene algunos puntos de vista interesantes y otros no tanto. Sobre este discurso pudiera ser la siguiente nota, pero yo que esperaba con ansia la aparición de Harpers en formato Ipad, puedo esperar sentado.
Me imagino que tampoco faltarán los alucinados que piensen que Wikipedia ha triunfado con su modelo popular ante la elitista Enciclopedia Británica. Me apena informarles que la utilización de enciclopedias refleja al mundo real: hay primera clase y clase turista y eso tampoco lo cambia Wikipedia.

0 comments:

Publicar un comentario