Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

lunes, 26 de marzo de 2012

La santa (industria del entretenimiento) cede, aunque sea algo

Podemos decir que el enojo les ha durado más de una década y que durante este tiempo no se han tentado el corazón para demandar ciudadanos de la tercera edad, estudiantes y amas de casa. Tampoco se han detenido para traficar influencias con diversos grupos de congresistas, de esos que venden su honor al mejor postor y crear leyes para proteger su versión de lo que consideran respeto a la propiedad intelectual. Estoy hablando de la industria del entretenimiento, clientes habituales de estas líneas, quien ante la continua serie de fracasos a los que se han enfrentando al parecer están pasando a la etapa de aceptación y hay varias señales que nos indican que la actitud ante la distribución digital de contenidos va a cambiar.

Algunos eventos de los últimos días:


  1. Se da a conocer que en el año 2012 los ingresos por video en streaming van a sobrepasar la venta de discos (DVD's y BlueRay). La iniciativa de la industria para que las personas compren el disco y tengan acceso al material digitalizado en la nube muerde el polvo de manera estrepitosa. 
  2. Los principales proveedores de esta forma de entretenimiento van a ser Netflix y Amazon, aunque en realidad Hollywood apuesta por los últimos. El modelo de Netflix de tarifa fija lo odian a muerte y sus últimos pataleos van a ser para evitar que ese modelo sea el más aceptado. Lamento informarles que está luchando contra fuerzas económicas muy profundas y que inclusive están afectando sus intereses en el mediano plazo.
  3. Los mismos fabricantes de dispositivos Blue Ray reconocen que este formato va a quedar como un nicho y no va a tener ni remotamente la misma aceptación del DVD. Esta era la última apuesta de la industria para salvar los medios físicos. Pero al parecer ni la calidad de imagen ni el material extra ablandaron el corazón y la cartera del consumidor.
  4. Como referencia, en su tiempo la industria discográfica pensaba que el disco compacto de alta resolución (SACD) iba a ser el salvador. El tiempo demostró que quedó como una curiosidad para audiófilos, aunque en honor a la verdad la calidad de reproducción es muy buena.
  5. El servicio de streaming musical Spotify, inició esta semana una segunda ronda de financiamiento con una valuación de 3.5 billones de dólares. El debate entre los que creen que la valuación es moderada y los que la consideran un disparate, realmente está entretenido. Lo importante es que estamos hablando ya de la distribución musical por medios digitales como un negocio en forma, este diálogo era impensable en 2005 y si realmente somos críticos también era inmencionable en 2011.
  6. Para demostrar la solidez del negocio, iTunes ya tiene ventas anuales por 8 billones de dólares, cantidad nada despreciable pero que pasa inadvertida en la prosperidad actual de Apple.
  7. Y como conclusión, cifras oficiales de la industria discográfica muestran que al parecer empieza la recuperación, aunque los volúmenes de ingreso ya no son los mismos de 1999, su último año de gloria.
  8. Para demostrar que en realidad el modelo de negocio de la industria de entretenimiento se parece más a apostar en las Vegas, en las dos últimas semanas vimos como una película de Disney es el mayor fracaso de la historia, al tiempo que este fin de semana se produjo uno de los mejores estrenos, financieramente hablando, de todos los tiempos. Soy de la opinión que sus accionistas están dispuestos a escuchar modelos que proporcionen ingresos más estables y están contentos de evitar las sorpresas. 
  9. Estos casos en mi opinión demuestran que el modelo de negocio que obliga a los clientes a desplazarse a un local y comprar palomitas de maíz rancias para ver una película está terminado, aunque todavía existan algunas excepciones.
  10. Los abogados de la industria, si esos que se han enriquecido con las demandas a tontas y locas, ya recomiendan a sus clientes el análisis de los modelos de distribución de contenido en medios no físicos.

Algunas reflexiones:

  • No hay industria que pueda prosperar ignorando los deseos de sus clientes y finalmente se está entrando a un ciclo de innovación más que de litigación. No va a ser tan fácil, pero al menos el cambio de actitud ya es notorio.
  • La variable que encierra la solución de las disputas es, lamentablemente, la más complicada de todas. No faltarán descarados que quieran cobrar por la distribución digital el mismo precio que la distribución física, al tiempo que los clientes amamos el pago fijo y consumo ilimitado, como lo muestran Netflix y Spotify. 
  • Es fácil pronosticar que no va a haber un acuerdo fácil y que eventualmente vamos a llegar a algún tipo de esquema mixto, en que la gran mayoría del material se va a poder ver por una tarifa plana  y los casos excepcionales podrán cobrarse como un evento especial.
  • La buena noticia también es que los consumidores, en su gran mayoría aceptan que hay que pagar por el contenido que se consume. Inclusive un dictador como Bashar al Assad, paga por las canciones estilo country que escucha en su Ipod. Como dijo el genial Jon Stewart, un tipo que no tiene reparo en masacrar a su pueblo y poner en jaque a la OTAN y las Naciones Unidas, no se atreve a desafiar a Apple.
  • También soy de la idea que eventualmente los modelos de distribución con tarifa plana, van a perjudicar a géneros cinematográficos y musicales marginales, ya que estos favorecen a los ganadores, sin duda un ejemplo de "winner takes all". He comentado en el pasado artistas que se han retirado de Spotify de manera voluntaria. 
  • La buena noticia para los productores de contenido es que ahora que van a amarrar a sus abogados, se pueden dedicar a innovar y aprovechar el nacimiento de los modelos de negocio móviles. Sus ingresos pueden aumentar de forma explosiva.


Es bueno que aunque sea a regañadientes, se este perfilando un marco legal que va a permitir la distribución de contenidos, tanto musicales como cinematográficos, de forma digital y sin medio físico. El camino todavía es largo y sin duda  hay mucho potencial para regresiones, pero en realidad el sendero ya está claro y muy probablemente los primeros en caminar por él, serán los que obtengan las mayores ganancias.

0 comments:

Publicar un comentario