Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

sábado, 14 de julio de 2012

Días de un futuro pasado

Vacuus Finium se extiende a Twitter, para comentarios espontáneos durante el día, me pueden seguir en @vacuusfinium.

La revista Wired, nos dio un regalo inesperado a los suscriptores en la edición de Ipad, con una reproducción exacta y aumentada del primer número, publicado hace 20 años. Durante este tiempo, la revista ha sido la definición del "modo de vida digital", y ocupa un nicho de mercado muy especial. Cubre la industria tecnológica y puede llegar a incluir detalles técnicos, pero sin caer en el mundo monocromático de revistas como PC Magazine. Cubre la faceta empresarial del mundo tecnológico, e inclusive llega a tener una profundidad digna de the Economist. Sus reportajes de fondo, son dignos de Rolling Stone y tiene un encanto muy particular para servir como un vehículo de venta y promoción de artículos. La revista me parece un producto muy completo y cuando recibo la notificación de que puedo  descargar el nuevo ejemplar invariablemente tengo una gran sonrisa durante varios días.

El primer ejemplar de Wired, salió antes de que Internet se popularizara y en el glorioso año de nuestro Señor de 1992, existía un mundo en línea formado por Usenets, Bulletin Boards, comunicaciones a través de módem (y una comunicación a 19,200 baudios era todo un lujo). La industria de cómputo personal apenas estaba despegando, de hecho uno de los anuncios del primer ejemplar es para promover una guía para Windows 3.1. Ya existían los teléfonos celulares con espacio para almacenar unos cuantos números telefónicos, así como las primeras computadoras "portátiles"(que pesaban varios kilogramos)  y el tema en boga era la realidad virtual, es decir crear ambientes interactivos totalmente computarizados para la inmersión total del usuario. 

El primer ejemplar, cubre temas que hoy en día se considerarían de mucha actualidad: desarrollo de armas inteligentes (escrito por Bruce Sterling, ni más ni menos) y una operación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos para disolver una red de hackers. Nada más como comentario, los artículos principales del ejemplar de julio son sobre aviones militares no tripulados y un reportaje de fondo sobre Anonymous. Hay que reconocer que Wired siempre ha estado alineada al ritmo de los tiempos.

Wired nace en San Francisco y se nutre de una larga tradición cultural de la región, lugar en el que confluye la cultura de los años sesenta y la cultura de innovación de Silicon Valley. Antes de que Wired fuera un proyecto viable, en la zona destacó la revista Mondo 2000, lanzada a finales de los años ochenta.

Aunque es anterior a Wired, durante su breve existencia tocó temas que hoy en día resultan de actualidad, pero en aquel tiempo eran casi ciencia ficción: virus informáticos, cyborgs, teorías de la conspiración, realidad virtual, guerrilla cultural y anarquismo. Mirando al futuro, pero con ligas a una tradición, en un ejemplar de Mondo 2000 se podía incluir una nota sobre William Gibson, padre de la literatura cyberpunk y un reportaje de Timothy Leary, gurú de la sicodelia en los sesenta.

Un proyecto difícil de describir, resultó de poco atractivo para los anunciantes y la vida de Mondo 2000 fue limitada. Por una de las casualidades de la vida, conocí uno de los primeros ejemplares de la revista. En el año de 1991, por azares profesionales estuve viviendo en Silicon Valley durante una corta temporada y un sábado por la tarde había estado curioseando en la sucursal matriz de la mítica Computer Literacy Bookstore y una revista que ofrecía artículos sobre William Burroughs, Brian Eno y Timothy Leary, era demasiado tentadora para dejar pasar la oportunidad. Por cierto en ese visita compré Mondo 2000 y un libro de técnicas de simulación de circuitos integrados.

Mondo 2000 estaba impresa en material de primera, con un trabajo fotográfico impresionante. El material cubría los temas mencionados y creo que para entender el espíritu de la revista, basta con mencionar el seudónimo del editor en jefe: R.U. Sirius. El contenido de la revista me gustó, aunque la filosofía en general era demasiado anarquista para mi gusto. Curiosamente creo que algún lugar todavía tengo ese ejemplar.

Un proyecto poco comercial, estaba destinado al fracaso y en realidad nunca ha podido ser recuperado en su totalidad. Los fanáticos radicales de Mondo 2000, consideran que Wired es una versión comercial y diluida. Su silogismo favorito: Wired es a Mondo 2000, lo que Windows es a Apple. No estoy tan de acuerdo y creo que los resultados hablan por si mismos, ya que Wired cumple 20 años de existencia y podemos decir que la edición de Ipad es revolucionaria, por decir lo menos. Al igual que el material producido durante todo este tiempo, incluye artículos de primer nivel.

También en el ambiente cultural que desarrolló a Wired, se encuentra la comunidad en línea The Well. A pesar de ser un bulletin board como había muchos en esa época, The Well era el punto de reunión de muchos de los grandes pensadores tecnológicos de su tiempo. En este lugar se produjeron y estudiaron muchos fenómenos, que se han reproducido muchos años después en Internet y las Redes Sociales. The  Well se debilitó cuando muchos de los conflictos inherentes al crecimiento de la comunidad, hicieron emigrar a los miembros más ilustres. Quedará también como otra de las grandes historias no platicadas, aunque una de las mejoras crónicas se publicó en Wired en 1997.

Años antes de la popularización de Internet, que sería hasta 1995, ya se respiraban en el ambiente muchos de los cambios que vendrían más adelante y tocó a la revista Wired ser el portavoz más exitoso de esta cultura. No queda más que desear que tengan al menos 20 años más por delante. 


0 comments:

Publicar un comentario