Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

jueves, 12 de julio de 2012

¿Le faltó paranoia a Intel?


Vacuus Finium se extiende a Twitter, para comentarios espontáneos durante el día, me pueden seguir en @vacuusfinium.


Es difícil no simpatizar con Intel, ya que por mucho tiempo esta compañía ha representado los mejores valores detrás de la continua evolución tecnológica:

  • Tuvieron la audacia de abandonar el mercado de fabricación de memorias y tomar el camino, incierto en ese tiempo, de fabricar microprocesadores.
  • Han estado al frente de la evolución de la tecnología de fabricación de circuitos integrados durante cuarenta años. Hay que realmente aquilatar el mérito que implica tener 100 millones de transistores en un área minúscula.
  • Crearon una marca valiosa, en un campo imperceptible a los ojos del consumidor: el microprocesador. La campaña "Intel Inside"es simplemente genial. Los consumidores aprecian algo que difícilmente pueden describir.
  • Por sus filas pasaron tres figuras legendarias de la industria: Gordon Moore, Robert Noyce y Andy Grove.

La continua innovación en Intel ha sido premiada en el mercado: el 99% de las computadoras personales y el 95% de los servidores empresariales, tienen sus productos. Hasta el momento, Intel es una máquina de hacer dinero y también tiene la función de ser el "canario en la mina" de la industria tecnológica. El desempeño de Intel sirve como pronóstico del desempeño de la industria.

Sin embargo Intel, ha perdido en los últimos años relevancia en los nuevos desarrollos tecnológicos y hoy en día menos del 1% de las tablets y teléfonos inteligentes del mundo, utilizan productos Intel. La situación es dramática ya que el líder de la industria simplemente está fuera del principal mercado en expansión. Más temprano que tarde esto se va a reflejar en sus ingresos.

El éxito de Intel ha estado asociado al éxito de Microsoft, y de hecho la denominación Wintel (apócope de Windos e Intel) describe a una categoría dominante en la industria tecnológica. Ahora que Microsoft enfrenta problemas, Intel los está enfrentando en igual magnitud. Ambos gigantes sufren del mismo mal: por el momento son absolutamente irrelevantes en los mercados de tablets y teléfonos inteligentes.

Todavíá peor, para su nueva tablet RT, Microsoft eligió los procesadores ARM, el principal competidor de Intel. Una noticia de hoy nos indica que Intel está enfrentando el riesgo de que los principales fabricantes de equipos corporativos incorporen los procesadores ARM en su línea de productos.

¿Qué le pasó a Intel? ¿En qué momento perdió el pulso del mercado?  Intel había mostrado gran capacidad para anticipar los cambios tecnológicos y no en balde la biografía de su líder Andy Grove se titula "Solo los paranoicos sobreviven". Lamentablemente un problema de salud alejó al Sr Grove de Intel y el sucesor Paul Otellini ha sido rebasado por los hechos. Algunas reflexiones:

  • Lamentablemente Intel es un ejemplo del "dilema del innovador", y vaya que nunca pensé que esto fuera posible. Entusiasmados por el desarrollo de sus líneas de productos más exitosas ignoraron, los cambios del mercado, hasta que fue demasiado tarde.
  • Intel se dedicó por años a aumentar la capacidad de sus microprocesadores, tanto en densidad como en velocidad de procesamiento. Al principio el consumidor recibió estas mejoras con entusiasmo, de hecho en un tiempo se hacía obligatorio tener el procesador más reciente de Intel. El precio que se pagaba por estas mejoras, mayor consumo eléctrico y mayor disipación de calor, con el tiempo se hizo prohibitivo.
  • Intel, preocupado por vencer a los límites físicos de la ley de Moore, no se preocupó durante mucho tiempo en mejorar el rendimiento térmico de sus procesadores.
  • Los productos de Intel tenían dos posibilidades: eran rápidos y consumían mucha energía o eran lentos y tenían buen rendimiento energético. Cuando las computadoras personales de escritorio dominaban el mercado, este compromiso no tenía importancia.
  • En el mercado de cómputo portátil, el consumidor aceptó durante mucho tiempo el reducido tiempo de operación con baterías. Durante mucho tiempo una duración de 3 horas se consideraba un lujo y hasta dónde yo se no hay hoy en día ninguna batería de laptop se acerca a la duración de la batería de una Ipad (10 horas).
  • Sin embargo esta restricción es inaceptable para los dispositivos móviles y los fabricantes buscaron otras opciones. Los procesadores ARM tienen menos velocidad de procesamiento que los procesadores Intel por son más eficientes en su consumo energético y pronto encontraron aceptación entre los fabricantes de teléfonos inteligentes y después en la Ipad. Hoy en día los procesadores ARM son el estándar en la fabricación de estos dispositivos y desde este punto de vista no es sorpresivo que haya sido la elección de Microsoft para sus nuevas tablets y se haya tomado la molestia de escribir una versión de Windows para estos procesadores.
  • Hoy en día Intel cuenta ya con productos más eficientes térmicamente, pero encuentra un reto de encontrar adopción por parte de los fabricantes y más bien ahora está defendiendo su territorio. Tanto HP como Dell, sus principales clientes, están produciendo servidores con procesadores ARM y esto es competencia directa al mercado base de Intel.
  • Existe el rumor de que Apple está considerando cambiar el procesador de sus laptops a ARM y ya han demostrado la capacidad de hacerlo. En los últimos diez años Apple cambió los procesadores que utiliza sin la menor disrupción para los usuarios.
  • Intel, satisfecha con su éxito, menospreció los procesadores ARM, ya que en estricto sentido son más lentos y menos densos en número de transistores que sus equivalentes en Intel. Sin embargo estas características, que son limitantes para fabricar computadoras personales con sistemas operativos Windows, resultaron ideales para el mercado de dispositivos móviles. Caso clásico del dilema del innovador.
  • Inmersa en su éxito Intel experimentó con productos para comunicaciones inalámbricas y procesamiento de video. En ambos casos su éxito ha sido limitado y simplemente estas líneas de productos no han crecido a niveles similares a los de la unidad de negocio de los microprocesadores.

A final de cuentas existe un curioso paralelismo entre los integrantes de la fórmula Wintel: ambos fueron muy exitosos, tienen productos ancla que los pueden mantener durante años y se encuentran sufriendo para encajar en los nuevos tiempos. Bien lo dijo Andy Grove, solo los paranoicos sobreviven.

0 comments:

Publicar un comentario