Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

jueves, 12 de abril de 2012

Es cierto, es cierto, he visto una horrenda burbuja especulativa

Vacuus Finium se extiende a Twitter, para comentarios espontáneos durante el día, me pueden seguir en @vacuusfinium.


Sin duda la noticia de la semana es la adquisición que realizó Facebook de la compañía Instagram por la astronómica cifra de un billón de dólares. Instagram es un popular servicio, gratuito, que permite compartir fotografías en línea, en especial cuando son tomadas con un teléfono inteligente. Aunque no es la única aplicación que lo hace, Instagram ofrece un par de características que lo han convertido en un gran éxito:


  • Es realmente fácil compartir una fotografía desde un dispositivo móvil y aunque nació para dispositivos Apple, su versión para dispositivos Android literalmente incendió Internet, por el alto número de descargas que ocurrieron.
  • Instagram permite modificar las fotografías, agregando efectos que además de ser muy útiles son divertidos. En dos años de existencia han conseguido 35 millones de usuarios, lo cual es un número impresionante, por decir lo menos.


En el ajedrez estratégico de cuatro dimensiones que se está jugando por el control de Internet, el movimiento es disruptivo y le proporciona al comprador tecnología móvil muy valiosa. Voy a tocar este tema con más profundidad el fin de semana, ya que definitivamente cambia el panorama competitivo en Internet y no tengo duda que se deben haber escuchado muchas palabrotas en las principales oficinas de Google en Sunnyvale.

La primeras primeras reacciones después de la compra fueron una lluvia de elogios para Facebook ( el que esto escribe incluido), ya que sin duda Facebook demostró agilidad y visión estratégica. Sostengo mi idea que la compra hubiera beneficiado más a Google , ya que hubiera sido una inyección de vitaminas formidable para Google+ ( voy a entrar más a detalle el fin de semana, pero simplemente Instagram representaría la adición de un 30% más de suscriptores para Google+).

Sin embargo la segunda ola de reacciones, un día después de profundas consultas con la almohada, fue más adversa, ya que los analistas consideran que el precio pagado es muy alto, en especial si consideramos que Instagram no está generando ingresos actualmente. Y la tercera reacción es la más interesante ya que varios analistas se atrevieron a utilizar las palabras malditas: burbuja especulativa. Para los amables lectores de estas páginas, el término no les resultará novedoso ya que he comentado en varias ocasiones que se está entrando en una zona peligrosa en el mundo de la tecnología y va a haber muchos incautos desplumados.

Algunos hechos y reflexiones:

  • No me quiero meter en aguas profundas y tratar de definir académicamente un burbuja especulativa, pero de forma simple me parece que podemos decir cuando estamos en ese estado cuando el sentido común de los negocios sale por la ventana y se empieza a creer en máquinas perpetuas de generación de efectivo. No me gusta el rol de aguafiestas, pero estas no existen.
  • También me parece que un burbuja especulativa se caracteriza por la aparición de palabrería que busca suplantar los parámetros tradicionales del negocio. Las palabras mágicas en mi opinión siguen siendo "ventas" y "costos"y las primeras tienen que ser mayores que los segundos. Si se cumple esa condición estamos hablando de un negocio, y la verdad cuando se meten términos como "globos oculares", "usuarios", "tiempo de visita", "usuarios promedio", "clics" y un largo etcétera, solo se busca cubrir el sol con un dedo y esconder a la terca realidad abajo de la mesa.
  • Uno de los recuerdos más cristalinos de mi infancia es un cómic (tebeo en España)  del Pato Donald, en el que Rico McPato ( Uncle Scrooge en Estados Unidos, y Tío Gilito en España) es atrapado por una tribu del Amazonas que lo reconoce y ponen como su condición para su liberación que les enseñe a ser ricos. Las palabras del Sr. McPato son contundentes: "hay que comprar barato y vender caro".  Pudieran ser mis últimas palabras en la tierra, y también esas duchas en dinero siempre me han parecido atractivas, larga vida al Tío Gilito (Don Gil Pato para los no allegados).
  • En una burbuja especulativa se crea un estado de ilusión colectiva en el que se piensa que se está comprando barato y se va a  vender caro de forma casi automática. El mundo de Internet ya vivió una situación de esta naturaleza en 1999 y tomó varios años recuperarse. Sin embargo los inversionistas no resisten una buena historia y están dispuestos a convertirse en amnésicos a la primera provocación.
  • ¿Pagó caro Facebook por Instagram? Para poner las cosas en perspectiva durante el año 2011 Facebook con 845 millones de usuarios generaron ingresos por 3.7 billones de dólares, lo cual da un ingreso promedio por usuario de aproximadamente 4 dólares.
  • Si consideramos que se pagó un billón de dólares por 30 millones de usuarios, es decir un promedio de 33 dólares ( 8 veces el ingreso de Facebook por usuario), definitivamente hay que recomendarles que no crucen aduana alguna con lo que están fumando.
  • Pero si tomamos en cuenta que Facebook está buscando una valuación de 120 dólares por usuario ( 100 billones entre 845 millones), es una ganga. Y justo aquí está el problema estamos hablando de términos abstractos que tienen poca relación con el dinero que eventualmente se puede llevar un accionista a la bolsa y que le va a premiar su ahorro.
  • El cómico Jon Stewart verdaderamente pone el dedo en la llaga y de una forma muy graciosa da a entender que simplemente se ha perdido el sentido del valor del dinero. Recomiendo ver el video, pero para resumir, Jon Stewart invita a una joven analista de redes sociales y tecnología a comentar sobre la compra de Instagram y el precio de un billón de dólares. La analista justifica la adquisición en términos huecos y utiliza la palabra "billón" con singular desparpajo, aprovechando para hacer varios chascarrillos sobre la edad de Stewart. Al final Jon Stewart comenta a la joven que se pagaron 33 dólares por usuario y está responde asustada diciendo que 33 dólares es una cantidad exorbitante de dinero. No se me ocurre mejor ejemplo de la irracionalidad de los mercados. Por cierto Jon Stewart y el que esto escribe somos contemporáneos.
  • La compra de Instagram es un eslabón más en la cadena de adquisiciones exuberantes de empresas de Internet tras la oferta pública inicial de Groupon ( solo ha perdido la mitad de su valor), la adquisición de la empresa de juegos responsable de Draw Something en la risible cantidad de 200 millones de dólares y la pretensión de Facebook de tener una valuación de 100 billones de dólares.
  • Esta lluvia de dinero inclusive está afectando a Silicon Valley, un lugar que ha dado sobradas muestras de talento y ha generado empresas legendarias ( Hewlett-Packard, Sun Microsystems y Oracle entre muchas). El San Jose Mercury News comenta que ante la ola de adquisiciones reciente, los emprendedores ya no piensan en crear empresas y están listos para buscar al primer comprador. Espero no sea cierto, me da escalofrío pensar como sería el mundo si Dave Hewlett y Will Packard  o Larry Ellison ( mi villano favorito) hubieran vendido sus empresas a IBM. Me da más miedo extrapolar al futuro y pensar que hay talento creativo que solo busca dinero rápido de Google o de Facebook. Ya hasta hay una lista de jadeantes y suspirantes, triste estado de la industria.
  • Después de la compra de Instagram, detectó cierto nerviosismo en los mercados financieros.  El  Wall Street Journal ataca la adquisición con singular saña, en especial como represalia contra Mark Zuckerberg y el trato despectivo que tiene hacia los inversionistas. Inclusive ya hay un analista que se atrevió a decir que Apple está sobrevaluada. Definitivamente la prueba del ácido va a ser la oferta pública inicial de Facebook en el mes de mayo. La industria tecnológica pudiera tener un desayuno desnudo

Amables lectores sin duda estamos viviendo una burbuja especulativa y el único consejo sensato es cuiden sus billeteras, ya que esta vez tampoco será diferente , pero también pasará.

0 comments:

Publicar un comentario