Búsqueda

Páginas vistas en total

Seguir por correo electrónico

Con la tecnología de Blogger.

Follow Me

SubscribeIpsum in in.
A dolor nec.Twitter
Volutpat. Facebook
Quisque. Flickr

Seguidores

Seguir

Archivo

jueves, 26 de abril de 2012

¿Visionarios o encantadores de serpientes?

A simple vista pareciera que la maquinaria financiera que soporta la creación de empresas tecnológicas está funcionando bien. Al lector casual de prensa financiera y popular le queda la impresión de que todo marcha sobre ruedas y se puede quedar con la impresión de que se ha creado una maquina perfecta de crear dinero. No se puede pensar en una imagen más idílica del capitalismo:


  1. Un grupo de emprendedores tiene una buena idea que satisface una necesidad humana de un forma novedosa.
  2. Existe una red que le proporciona recursos, materiales y de sabiduría empresarial, a estos creadores, evidentemente a cambio de una participación de los resultados.
  3. Gracias a este apoyo la buena idea en cuestión se puede materializar y se lanza al mercado.
  4. Eventualmente el mercado puede premiar a esta idea y retribuir a sus creadores e impulsores.
  5. Finalmente a través de los mercados bursátiles, se permite a cualquier ahorrador participar de los logros de estos creadores.
  6. La libertad de agentes económicos, favorece a los creadores, ya que en busca de su beneficio no limitan el desarrollo de las ideas. Es la famosa "destrucción creativa" de Joseph Schumpeter en acción.

La mala noticia es que por definición las máquinas de crear dinero no existen y como he comentado existen serios indicios de que estamos viviendo una burbuja especulativa en los mercados tecnológicos y que el punto culminante va a ser la oferta pública inicial de Facebook, antes del verano, cuando se produzca la valuación inicial más grande de toda la historia con 100 billones de dólares.

Sin embargo ya empiezan a notarse algunos signos que indican que los inversionistas empiezan a sentirse incómodos con este ambiente especulativo, caracterizado por:


  • La empresa Groupon, que inició formalmente el ciclo de ofertas públicas de esta burbuja, se encuentra en serios problemas financieros , con considerables pérdidas para sus accionistas y todo indica que el asunto va a terminar en demandas.
  • El afinado coro de analistas y consejeros financieros ya está mostrando muchas voces discordantes en cuanto al valor de las empresas de Internet, y ya hay mensajes muy claros de advertencia para los inversionistas. Quien compre, por su gusto muere.
  • También los analistas que siguen a Apple han sido víctimas del escarnio público por sus malos trabajos previos al anuncio de resultados de Apple. A mi me parece que se creo un clima de especulación y que alguien hizo la temeridad de tomar una posición corta en Apple y ayudó a su causa con unos cuantos rumores.
  • Los resultados financieros de Facebook al primer trimestre del año no son buenos y han levantado más de una ceja. El asunto ya se puso personal, ya se cuestiona la capacidad de Mark Zuckerberg para crear una empresa que genere dinero. Sin duda Wall Street está dolido por su negativa a participar en las sesiones de revisión con los posibles inversionistas.
  • Finalmente el analista financiero de Reuters Felix Salmon, en una nota de hoy se fue a la yugular de Marc Andreessen, uno director del fondo de capital de riesgo más rico de Estados Unidos. Andreessen, saltó a la fama como uno de los creadores de Netscape y desde entonces ha sido una figura del mundo de la tecnología, con varias ventas de empresas en su historial. El motivo del ataque de Salmon, fue la aparición de Andreessen en la portada de la revista Wired en su edición de mayo, en donde se le presenta como el "Hombre que hace el futuro", ni más ni menos.
  • Salmon prácticamente llama timador a Andreessen y dice que es una persona que ha construido su fortuna bajo el principio "del más tonto", ya que crea empresas que puede envolver en un aire mágico y las vende, aunque no sean rentables. Es decir Andreessen, apela a la ambición de los inversionistas que creen que siempre podrán vender más caro, de ahí viene el nombre de ese principio.
  • La crítica a Andreessen, me parece exagerada ya que el hombre es verdaderamente talentoso, pero definitivamente Salmon tiene un punto que merece atención. Para los registros, Andreessen y su grupo son de los inversionistas iniciales de Facebook y están a semanas de dar el golpe de su vida y eso que ya llevan varios.
  • También para el registro, Salmon publicó un artículo notable en la revista Wired en su edición de abril, en la que cuestiona el sistema de creación de empresas tecnológicas a través del conocido ciclo de inversión de riesgo y oferta pública inicial. Vale la pena leerlo.


Algunas reflexiones:


  • Es difícil discutir con los mercados, ya que todos los que participan en la compra de acciones tecnológicas lo hacen por voluntad propia y guiados bajo su racionalidad. 
  • Pero si es difícil discutir con los mercados, me parece imposible creer en la mítica "mano invisible", que permite que se ajusten solos. La especulación y la confabulación son parte de los mismos y no se necesita citar a Marx, el mismísimo Adam Smith decía que cuando dos industriales están platicando, no se puede creer que no hablen de como extraer más beneficios de sus mercados.
  • Siempre me ha parecido admirable el funcionamiento de Silicon Valley y el mecanismo que ha permitido crear empresas gigantescas de la nada. Admiro también su modelo de "creación destructiva" y su búsqueda constante de la innovación. Si algo me gusta de los mercados tecnológicos es que son impredecibles, intolerantes con los conformistas y la forma en que el pez grande es el que debe preocuparse del pez chico.
  • Sin embargo me parece que esta última burbuja ha sido destructiva de valores fundamentales y que se ha perdido el sentido de innovación real y que lo único que cuenta es crear una buena historia alrededor de una empresa con un "modelo de negocio nuevo", calentar a los mercados y vender rápidamente a precios elevados. Lo que pasa después es problema del comprador como nos pueden decir los sufridos inversionistas de Groupon.
  • Con un sentido crítico todo se ve muy orquestado, con la colaboración de analistas, medios de comunicación especializados y de prensa general. También hay un pequeño grupo de inversionistas de riesgo que son los que están realizando todas las operaciones. Sería interesante ver con cuantas acciones de Groupon se quedó el inversionista Kleiner Perkins, o con cuántas acciones de Facebook planea quedarse Andreessen.
  • Este coro mediático contribuye sin duda a crear fiebre especulativa y distorsiona los mercados, ya que no se compran empresas por su valor intrínseco, si no más bien pensando en venderlas más caras al corto plazo. El principio del "tonto más grande" en pleno funcionamiento, mientras pensaba esta nota no dejó de pasar por mi cabeza la "especulación de los tulipanes", cuando en la rica Holanda del año 1637 se desató una manía por estas flores que adquirieron precios ilógicos, para colapsar súbitamente. Para la historia, "el tonto más grande" pagó una casa por adquirir un tulipán.
  • Así es, el principio "del tonto más grande" eventualmente implica que alguien se rehusa a tomar esta posición y como en el cuento de Hans Christian Andersen, se grita que el rey va desnudo, y se desata la estampida.

A final de cuentas, los mercados tienden a auto corregirse, pero esto no implica que no existan graves consecuencias. La burbuja especulativa de 1999 daño a la industria de tecnología y tomó más de un lustro recuperarse, por lo que ante los recientes eventos solo cabe preguntarse, ¿qué resaca nos espera?

0 comments:

Publicar un comentario